No salgas de tu zona de confort. ¡Amplíala!

¿Te ha gustado? Compártelo

zona de confort

Ahora que nadie nos escucha te voy a contar un secreto, pero no te vayas de la lengua, ¿eh? : Soy comodona. Sí, vamos, que si puedo hacer algo que me resulta cómodo me es un poquillo difícil moverme y hacer otra cosa. Pero, ¿hay alguien que pueda afirma sin ponerse colorado que no le gusta la comodidad? Yo creo que no.

Seguro que en los últimos tiempos has oído hablar muchísimo de la ya famosísima “zona de confort”. Y si has estado atento, también te habrás dado cuenta de que todos los mensajes que te llegan acerca de ella es que tienes que echar a correr y salir de ella como alma que lleva el diablo si quieres conseguir ser más feliz. Bueno, con este artículo yo pretendo darte otro enfoque, no es radicalmente distinto pero sí algo diferente: No salgas de tu zona de confort, ¡Amplíala!

QUÉ ES LA ZONA DE CONFORT

Seguro que ya lo sabes, pero por si da la casualidad de que es la primera vez que oyes hablar de ella, te diré con mis palabras que es la situación en la que te sientes seguro y cómodo, sin arriesgar. Pero mejor que yo, te lo explican en este vídeo:

Y me preguntarás, ¿acaso sentirse seguro y cómodo es malo? Pues no, yo creo que sentirse seguro y cómodo es bueno, pero… ¿sabes lo que es aún mejor? Sentirse seguro y cómodo cada vez en más situaciones diferentes. ¿A que molaría un montón que consiguieras no sentirte incómodo casi nunca? Por eso creo que de verdad vale la pena no ya salir de tu zona de confort, sino intentar ampliarla lo máximo posible.

Desde mi punto de vista (no soy ninguna experta en estos temas), creo que ampliar la zona de confort no tiene por qué ser una tortura. Es algo que hay que hacer poco a poco y que se puede hacer realizando actividades que incluso te pueden resultar agradables. Te daré algunos ejemplos:

CÓMO AMPLIAR TU ZONA DE CONFORT DE FORMA AGRADABLE

En primer lugar piensa en una actividad que consideres agradable y en cómo puedes conseguir que tu sensación de estar a gusto cuando la realizas, sea todavía mayor o más frecuente. Me explico:

  • Si te gusta leer, prueba a elegir un género literario nuevo, un autor nuevo o un libro cuya historia se desarrolle en un lugar al que no estás acostumbrado. También, por qué no, puedes probar a leer en un idioma que no sea precisamente el que más dominas. Puesto que ya te gustaba leer, es posible que hacerlo de vez en cuando con estas premisas no te resulte demasiado incómodo ni difícil y ¿quién sabe? Tal vez descubras a tu nuevo autor o género favorito.
  • Si lo tuyo es la música, te digo lo mismo que con la lectura: un nuevo género músical, un nuevo intérprete, canciones en otros idiomas… todo eso te puede servir para ampliar tus miras y disfrutar todavía más ampliando tu zona de confort. En este sentido internet, páginas como Youtube y aplicaciones como Spotify son una fuente inagotable de nuevas músicas que descubrir.
  • ¿Prefieres comer? ¿Por qué no te animas a probar o preparar un plato nuevo? Quizá se convierta en tu nuevo favorito. También puedes simplemente modificar un poco la receta de un plato más tradicional y ver qué te sale.
  • Pon en práctica una nueva actividad. Ésa que te habías planteado iniciar pero que finalmente, por una cosa o por otra, acabaste dejando de lado a la espera de un mejor momento: música, fotografía, pintura, baile… las posibilidades son infinitas.
  • Apúntate a un nuevo curso. Aquí te contaré una anécdota. Cuando era pequeña era muy tímida (todavía lo soy pero menos), y cuando se trataba de apuntarme a una nueva actividad extra-escolar siempre recelaba un poco si no conocía a nadie. Pero mi madre me decía: “tus compañeros sólo serán desconocidos el primer día, el segundo día puede que ya sean amigos”. Y tenía razón, finalmente me acababa apuntando y enseguida conseguía hacer buenas migas con alguien. Así que en este sentido puedes ampliar tu zona de confort de dos formas: aprendes algo nuevo y conoces gente. ¿Quién da más?

Como ves, son muchas las formas de conseguir ampliar tu zona de confort sin sufrir y, ¿sabes cuál es la clave para conseguirlo?

LA LLAVE QUE AMPLÍA TU ZONA DE CONFORT

ampliar zona de confort

Te presento a la llave maestra que abre todas las puertas por las que se amplía tu zona de confort: LA CURIOSIDAD, así con mayúsculas, porque hay que gritarlo a los 4 vientos. Sólo la curiosidad te empuja a dar esos pequeños pasos que pueden ser los primeros de un largo camino lleno de satisfacciones y descubrimientos.

Por eso te recomiendo que no mates a tu curiosidad, ésa que te llevaba a preguntarlo todo cuando eras niño, porque sólo el que pregunta encuentra las respuestas.

OTRAS COSILLAS A TENER EN CUENTA PARA AMPLIAR TU ZONA DE CONFORT

Con un poquillo de suerte si me has seguido hasta aquí a lo mejor hasta te he convencido para que intentes ampliar tu zona de confort. Porque descubrir que te sientes cómodo y a gusto en más situaciones está guay, pero lo que de verdad mola un montón es hacerlo sin sufrir, y para eso aún tengo que aconsejarte que tengas en cuenta un par de cosillas:

  1. No tengas prisa: El refrán dice “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” y tiene razón, pero también hay otro que dice “vísteme despacio que tengo prisa”, ¿a que sí? Pues con una mezcla de los dos irás bien servido. Procura realizar actividades que te ayuden a ampliar tu zona de confort, pero hazlo paso a paso, sin atracones.
  2. Ten en cuenta que las cosas no siempre salen como uno quiere: Decía mi admirada Mayra Gómez Kemp en ese programa mítico que era el “Un, Dos, Tres” que “unas veces se gana y otras se pierde”. Pues con la ampliación de la zona de confort pasa exactamente eso: unas veces tus intentos darán sus frutos y tu zona de confort crecerá, otras veces no será así y estarás deseando volver al regazo de tu zona de confort conocida, pero no dejes que eso te desanime.
  3. No desistas: A lo mejor la rendijita o la cerradura por la que tu zona de confort se hace graaande está a la vuelta de la esquina. Si no la encuentras a la primera, sigue buscando.

¿ALGUNA OTRA SUGERENCIA?

Como casi siempre, termino el post preguntándote a ti, porque tu opinión me interesa.

¿Se te ocurren otras formas agradables de ampliar tu zona de confort? ¿Qué cosas has hecho tú para conseguirlo? ¿Alguna vez has conseguido ampliar tu zona de confort casi sin darte cuenta?

Venga, déjamelo en los comentarios, que me tienes en ascuas.

¿Te ha gustado? Compártelo

2 thoughts on “No salgas de tu zona de confort. ¡Amplíala!

  1. dice:

    ¡Hola Itziar!
    Creo que el error está en pensar que salir (o ampliar) tu zona de confort significa hacerlo a ciegas y lanzándote al vacío.
    Hay ciertas circunstancias que no podemos controlar y a las que nos tenemos que amoldar sin más remedio, pero ir hacia otro camino puede estar meditado y planificado.
    A mí me pasa como a ti de pequeña, me cuesta mucho abrirme y conocer a la gente. Pero una vez pasado ese “susto” inicial se vuelve a la normalidad. Todo depende de cómo lo enfoques.

    Personalmente (y como buena Virgo) me gusta tenerlo todo muy controlado. Es más, te diré que no me gustan las sorpresas del tipo: haz una maleta de emergencia que nos vamos… ¿dónde?….Ahhhhh, ya lo sabrás! Puf, ¿y si hace frío?, ¿o calor?, ¿y si voy a un pueblo perdido de la mano de dios y no hay cobertura?…
    Ese tipo de sorpresas no me agradan, pero sí he de decirte que cada vez estoy más acostumbrada a salir de mi zona de confort de manera planificada. El blog es muestra de ello. No hay peor sensación que la de lanzarte al mundo público, pero haciéndolo de manera planificada, meditada y sabiendo lo que haces es realmente gratificante.
    El blog, cambiar de trabajo, aprender nuevas disciplinas… todo ello ha sido meditado antes de dar el paso. Si no hubiese salido de esa zona de confort ahora mismo llevaría una década sentada en un puesto de trabajo que me permitiría pagar mi hipoteca sí, pero que no me llevaba a ningún lado. No reniego de ese trabajo, en absoluto. Pero si me hubiese conformado con ese contrato fijo ahora mismo no estaría aquí.

    En definitiva, salir o ampliar esa zona, salir de la rutina se puede hacer pasito a paso, sin agobios y es una experiencia muy enriquecedora y satisfactoria. Yo, desde mi experiencia, lo recomiendo.

    ¡Un abrazo compi y buen fin de semana!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Bea!

      Totalmente de acuerdo contigo no se trata de hacer las cosas a tontas y a locas sino con un poco de cabeza y planificación. Es verdad que el blog es un muy buen laboratorio para probar cosas nuevas sin demasiado riesgo.

      Una cosa es ir avanzando y abriéndonos progresivamente a lo desconocido y otra hacerlo en plan Kamikaze.

      ¡Ah! Por cierto, a mí tampoco me gustan esas sorpresas de tener que hacer la maleta sin saber adónde vas. Para eso, conmigo que no cuenten, je,je.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *