Marketing emocional: el arte de tocar la fibra sensible

marketing emocional

Muchas veces estamos saturados de tanta información como recibimos a diario, la famosa infoxicación. Precisamente por eso para que una campaña de marketing o publicidad nos mueva a actuar y consiga conversiones, debe ser capaz de tocar nuestra fibra más sensible. De eso se encarga el marketing emocional.

QUÉ ES EL MARKETING EMOCIONAL

Imagínate esta situación: Te encuentras depre, el día es lluvioso, hace frío, te apalancas en el sofá haciendo zapping con el mando a distancia, pero no encuentras nada que realmente sea de tu interés. Después de una semana agotadora de trabajo sólo quieres vegetar y no hacer nada, no pensar.

De repente suena el teléfono y aunque te debates entre si coger o no la llamada (no tienes ganas de hablar con nadie), finalmente ves que es un amigo quien te llama y decides atenderle. Tu suerte ha cambiado en cuestión de segundos, tu amigo te propone un plan genial que no puedes rechazar, que no quieres rechazar por nada del mundo, ¿por qué? Porque te ha emocionado, porque la idea de poner en práctica ese plan ha hecho que tu cansancio y tu aburrimiento se evaporen como por arte de magia. ¡Bingo! Te ha hecho sentir algo así:

marketing emocional

Si esa propuesta de tu amigo fuese una campaña de marketing realizada por una empresa o una marca, habrían dado en el clavo, porque sin perder tiempo te pondrías manos a la obra para adquirir el producto o servicio publicitado. Estarías siendo objeto de una campaña de marketing emocional muy efectiva.

Ya sé que no es una explicación muy ortodoxa pero creo que te habrá servido para hacerte a la idea de qué es el marketing emocional. Si quieres una explicación un poco más técnica, se trata de promover en tu público potencial sentimientos y emociones favorables hacia tu marca.

PASOS PARA HACER UN BUEN MARKETING EMOCIONAL

  1. Define a tu cliente potencial: ¿Cómo vas a conseguir emocionar a alguien si no sabes quién es y cómo es? Intenta especificar lo máximo posible. Ten en cuenta los factores sociológicos, psicológicos, poder adquisitivo, aspiraciones etc
  2. Decide qué emociones quieres despertar en él: Según cual sea el producto o servicio que quieres ofrecer tendrás que jugar con unas emociones y sentimientos distintos:

♣ Rabia contra las injusticias, por ejemplo, si lo que pretendes es que se haga colaborador de tu ONG.

♣ Ternura si quieres que adquiera un producto destinado al cuidado de los bebés.

Alegría si lo que tratas de vender son productos o servicios destinados al ocio.

♣ Miedo si lo que tu marca pretende es mejorar su seguridad.

Podría seguir enumerando sentimientos, pero creo que éstos son suficientes para que te des cuenta de que cualqluier sentimiento que consigas despertar en el receptor del mensaje puede ser útil siempre que tengas claro cuál va a ser, y para qué le va a servir a tu marca.

3. Busca la manera de comunicarlo de forma efectiva: Tienes que encontrar la forma más efectiva de despertar esas sensaciones y sentimientos en el potencial consumidor. Un error en esta parte del proceso podría ser fatal. Por eso es tan importante que conozcas a tu público potencial y que seas capaz de ponerte en su lugar, en su piel.

4. Relaciona los valores de tu marca con la satisfacción de las expectativas de tu cliente: Haz que valore tu producto y que se sienta identificado con aquello que le propones. Consigue que se establezca una relación de afectividad entre tu cliente y tú. Las comunicaciones de persona a persona a través de las redes sociales pueden ayudarte mucho en ese sentido.

¿Cómo conseguir todo esto? La publicidad emocional puede ser un buen método. Te presento un buen ejemplo:

UNA BUENA CAMPAÑA DE PUBLICIDAD EMOCIONAL: 75 ANIVERSARIO DE “EL CORTE INGLÉS”

¿Has visto la nueva campaña con la que El Corte Inglés celebra sus 75 años de vida? Mira:

A mí me encanta. Creo que ha dado en el clavo apelando a la nostalgia y haciéndonos ver cómo sus productos han formado parte nuestra vida desde que podemos recordar. ¿A quién no le gusta recordar los buenos momentos? Si una marca puede conseguir que asocies los buenos momentos de tu vida a sus productos, te puedo asegurar que ya tiene mucho ganado.

Pero es que El Corte inglés ha ido más allá porque ha creado en su web un nuevo departamento de sus centro comerciales: El Departamento de historias. Con un lema muy simple pero muy efectivo desde el punto de vista del marketing emocional, “Tu historia es nuestra historia“, hace sentir al cliente que forma parte de la trayectoria de la marca y que nada hubiera sido lo mismo sin él. En una palabra: le hace sentir especial.

Además invita a los clientes a que dejen sus anécdotas con El Corte Inglés bien sea en forma de vídeo, foto, texto o audio, ¿no te parece buena idea? Si quieres participar sólo tienes que visitar esta página.

¿Qué otros ejemplos de marketing emocional o publicidad emocional conoces? ¿Crees que es verdaderamente efectiva o te deja frío? Estoy deseando conocer tu opinión a través de la sección de comentarios.