Lo que un marketero puede aprender de los estudiantes

marketero aprender de los estudiantes

Si hay algo que he sido toda la vida es estudiante. Todavía lo soy. Apenas recuerdo algún período de mi vida en el que no haya estado estudiando algo. Por suerte, estudiar siempre se me ha dado bien. Además he estado reflexionando y he visto que hay muchas cosas que un marketero puede aprender de los estudiantes. Te las traigo en este post.

8 LECCIONES QUE UN MARKETERO PUEDE APRENDER DE LOS ESTUDIANTES

Creo que esta entrada puede ser útil a todo el mundo porque todos en algún momento de nuestra vida hemos sido estudiantes, así que no será difícil recordar esa época y aplicar estas lecciones. Como este blog va de lo que va, yo me voy a centrar en aquello que tú, marketero, puedes aprender de los estudiantes.

1. Aprende algo todos los días:

Un estudiante va todos o casi todos los días a clase y aunque no lo parezca, sólo por esa razón ya aprende algo cada día. Puede ser algo muy importante o más banal, pero todos los días aprende algo.

Si te dedicas al marketing toma ejemplo y trata de que no pase un solo día sin que aprendas algo nuevo: puede ser una novedad de las redes sociales, la utilización de un nuevo widget para tu blog o dónde encontrar las mejores imágenes… da igual, cualquier cosa, pero si cada día aprendes algo, en un corto periodo de tiempo tus habilidades como marketero habrán mejorado mucho.

2. No lo dejes todo para el último día:

Sí, ya sé que siendo estudiantes todos hemos dejado algo para el último día alguna vez, pero apliquemos la primera lección y veamos qué aprendimos de esa experiencia.

Las cosas no van bien cuando lo dejas todo para el final. Si asimilas las cosas con tiempo y poco a poco los agobios son menores y los resultados mejores, ¿a que sí?

Pues aplícate el cuento, para conseguir resultado en marketing hace falta ser constante, los resultados no llegan de un día para otro, hay que tener paciencia. Debes planificar tus acciones e ir probando cuál es el método que mejor funciona para cumplir los objetivos deseados.

3. Conoce a la persona que te evalúa:

Para un estudiante no siempre es posible, pero está claro que cuando conoce al profesor que lo va a evaluar siempre tiene una idea de por dónde van a ir los tiros en el examen: qué tipo de preguntas es posible que caigan, cuáles puntuarán más y cuáles menos…

Para un marketero es incluso más fácil. Tú como marketero conoces a tu cliente o al menos deberías, por eso debes saber lo que le gusta y lo que necesita. Hacer una buena segmentación de segmentación del público objetivo es fundamental. En el siguiente artículo, José Facchin te enseña cómo hacerlo de la mejor manera posible:

¿Cómo identificar el target o público objetivo de tu negocio?

4. Desarrolla tu capacidad analítica:

marketero aprender de los estudiantes

¿Cuántas veces te han dicho eso de que no se trata de aprenderte la lección de memoria sino de entender lo que estudias?

Pues en marketing pasa lo mismo. Las acciones de marketing no deben plantearse a lo loco, hacer por hacer. Todo debe tener un sentido y responder a un objetivo. Por eso es muy importante plantearse objetivos a corto, medio y largo plazo y vigilar si se van cumpliendo.

5. Trabaja en equipo:

¿A que cuándo un tema o un ejercicio te parecía demasiado complicado, estudiarlo junto con otros compañeros hacía que te resultara más fácil?

En el estudio, en el marketing y en casi todo en la vida, cuatro ojos ven más que dos (Itziar patrocina el refrán de la semana 😉 ). Así que si a la hora planfiicar y aplicar las estrategias de marketing para tu cliente puedes contar con la ayuda de algún compañero, mejor que mejor.

Colaborar con otros marketeros puede ser tremendamente útil: se trata de no ver a los otros como competidores sino como compañeros y establecer en la medida de lo posible sinergias con ellos.

6. Realiza actividades extraescolares:

 ¿Eras de los que de pequeño sólo ibas al cole o tenías alguna que otra actividad extraescolar después? Seguramente lo segundo. Yo iba a música y a inglés. A inglés para reforzar y mejorar lo aprendido en el colegio y a música para desarrollar mi lado más creativo. Las dos actividades me ayudaron en un sentido o en otro.

Como marketero toma ejemplo también en esto de los estudiantes y trata de aprender otras cosas aparte de marketing que puedan reforzar y dar brillo a tu actividad marketiniana. Hay multitud de cosas: redacción, retoque fotográfico de imágenes, SEO, SEM, analítica, email marketing, storytelling, copywriting, fotografía… la lista es larguísima ¿qué otras disciplinas se te ocurren a ti?

7. Mide los resultados:

 Si estudias mucho pero al final no apruebas, no sirve de nada. Bueno, de algo sí que sirve porque seguro que alguna cosilla has aprendido, pero también estudias para aprobar, ¿a que sí? Y si puedes sacar sobresaliente mejor que mejor.

En el marketing pasa lo mismo. Como marketero trabajas para conseguir resultados, si planificas e implementas de forma muy cuidadosa tus estrategias y acciones de marketing pero no consigues los resultados deseados, ¡menudo chasco! Por eso es tan importante que aprendas a medir los resultados, para saber qué es lo que estás consiguiendo y qué tienes que cambiar para conseguir algo mejor.

Existen multitud de herramientas tanto gratuitas como de pago para medir la efectividad de los distintos aspectos de una campaña de marketing. En lo que se refiere a medir las visitas a tu web o blog la más imprescindible es Google Analytics. Una vez más recurro al gran José Facchin y al “Megatutorial de analítica web para novatos” que publicó en su blog Daniel Bocardo.

8. No te rindas:

marketero aprender de los estudiantes

Seguro que alguna vez alguna asignatura o disciplina se te ha resistido. En mi caso el paradigma fue el examen práctico del carnet de conducir (mejor no te cuento cuántas veces lo tuve que hacer para aprobar) pero oye, no me rendí y al final aprobé.

Por eso lo que como marketero debes aprender de los estudiantes es a no rendirte, no tirar la toalla. Si no obtienes los resultados que deseas la primera vez sigue intentándolo, mejora tu método o encuentra uno nuevo y te aseguro que antes o después los resultados llegarán. El marketing es uno de esos campos en el que el sistema prueba-error es fundamental.

Estas son las lecciones que se me han ocurrido a mí que un marketero puede aprender de los estudiantes, pero seguro que hay muchas más. ¿Cuáles se te ocurren a ti? En los comentarios estaré encantada de escucharlas.