¡Fuera errores de ortografía y gramática!

 

gramática

Don Quijote tiene toda la razón. ¿No te parece? Porque si un gobernante no es capaz de utilizar bien la gramática, ¡Apaga y vámonos! Digo yo que si no sabe gramática, no hablará correctamente y por lo tanto su mensaje no tendrá la influencia deseable en su público.

 Por desgracia, la sociedad de hoy en día no funciona así y son muchos los políticos y los profesionales cualificados en otros ámbitos, que no son capaces de expresarse con corrección. Y no hablemos ya de las faltas de ortografía, que muchas veces campan a sus anchas por los escritos de reputados profesionales en sus respectivas especialidades. Incluso a veces llega a producirse el caso de que le haces ver a alguien (un ingeniero, por ejemplo) que tiene una falta de ortografía en un documento, y va y te dice:

– “Ah, ya. Bueno, es que yo soy de ciencias”

 Tengo que reconocer que esa reacción me repatea. Sí. Porque lo primero que se aprende en la escuela son las letras: a hablar y escribir correctamente, y eso no debes abandonarlo vayan tus derroteros profesionales por donde vayan. TODOS, absolutamente todos los profesionales del mundo, se ven obligados a leer o escribir en alguna ocasión en el ejercicio de su profesión, y puesto que se trata de algo tan básico hay que ser capaz de hacerlo bien.

 ¿Qué te voy a decir si además tú eres un profesional de las letras, la comunicación o las redes sociales? La corrección gramatical y ortográfica debe ser un “must” para ti, como dicen los modernos. Una necesidad, hablando en román paladino.

ALGUNOS ERRORES QUE ME SACAN DE QUICIO

 

Las nuevas teconologías, internet y las redes sociales han otorgado muchísima visibilidad a gente que antes no la tenía, y esto ha puesto al descubierto un dato que al menos para mí, es alarmante: cada vez nos expresamos y escribimos peor. Durante algo más de siete años he trabajado en el sector editorial, y aparte de redactar textos, uno de mis cometidos era revisar los escritos por otros. Llegaban hasta mí documentos de reputados profesionales que en ocasiones, escondían faltas de ortografía realmente vergonzosas.

Si eres de los míos y te das un paseo por los medios de comunicación e internet, encontrarás cosas que te dejarán boquiabierto. Aquí os dejo algunas que he encontrado sólo a través de twitter:

error gramática 1

error gramatical 2

error ortografía 1

error ortografía 2

error ortografía 3

error ortografía 4

Como ves soy bastante activa a la hora de “denunciar” este tipo de errores y te invito a que hagas lo mismo cuando te los vayas encontrando. Si los envías a @CalamoyCran o a @Lavadoradetextos o a @laerratonera, ellos los retuitean y así les dan una mayor difusión. Puedes utilizar el hashtag #PonUnCorrectorEnTuVida. ¡Actúa tú también como policía ortográfico y literario! Por unos medios de comunicación sin este tipo de errores.

Por cierto, otro error que no puedo soportar y que últimamente oigo por todas partes es el de “habían dos”. Una explicación muy buena de cómo utilizar la forma impersonal del verbo haber más un sustantivo, la puedes encontrar en el blog “El español sin misterios”.

Pero bueno, no me quiero poner pesada porque al fin y al cabo todos tenemos de vez en cuando dudas acerca de cómo se escriben o cómo se dicen determinadas palabras. Eso no es grave, la cuestión es que antes de meter la pata hay que tratar de solventar estas dudas. Para eso te voy a dar aquí una serie de consejos acerca de lo que debes o no debes hacer:

HACER ESTO NO EVITARÁ QUE TE EQUIVOQUES

 

  1. Buscar en google: Google lo encuentra todo. Tanto lo bueno como lo malo, por lo que si buscas una palabra o una expresión incorrecta también la encontrarás, pero eso no quiere decir que sea correcta. Busca sólo en fuentes de prestigio en lo que a la utilización del idioma se refiere.
  2.  Fiarte de lo que escuchas en radio o televisión: Desgraciadamente este tipo de errores cada vez son más frecuentes entre los profesionales de la comunicación, así que si tienes dudas, desconfía y acude a fuentes de autoridad.
  3.  Confiar en que si lo dice mucha gente es correcto: Mal de muchos consuelo de tontos. La gente de la calle es la que hace evolucionar el idioma, desde luego, pero no todo lo que se oye en la calle es correcto. Intenta no caer en errores, que no por comunes, son menos graves.

ADÓNDE ACUDIR PARA NO METER LA PATA

 

diccionario

 

  1. Diccionario de la Real Academia Española: Vale, es cierto que se ha criticado mucho su última edición por no incluir determinados vocablos, pero una cosa está clara, si está aquí, es correcto.
  2. Diccionario de sinónimos: A veces no queremos repetir demasiado una palabra y esta fuente es muy útil para encontrar reemplazo.
  3. Español para extranjeros:  Sí, ya sé que tú que me lees eres nativo de habla española, pero desgraciadamente estas notas para extranjeros pueden venirnos muy bien en determinadas ocasiones ya que a veces cometemos los mismos errores que un foráneo.

ALGÚN CONSEJO MÁS PARA TERMINAR

 

 Y antes de que te marches del blog (si no lo has hecho ya) por la chapa que te estoy metiendo hoy, te voy a dar unos pocos consejos más que según mi modo de ver son imprescindibles para evitar errores:

leer

  • LEE, LEE Y LEE: Sí. Lee lo que quieras: periódicos, revistas, libros, cómics… pero eso sí: con mucha atención. Se trata de que de ahora en adelante, salten las alarmas de tu cabeza cuando veas una palabra mal escrita o una expresión gramaticalmente incorrecta. Si no pones atención, seguirás cometiendo errores por mucho que leas.
  • APUNTA LAS ERRATAS QUE VEAS Y CORRÍGELAS. De esta manera te será mucho más fácil fijar en tu mente la forma adecuada de escribir esa palabra o utilizar esa expresión.
  • REVISA TUS TEXTOS DESPUÉS DE ESCRIBIRLOS. A cualquiera se le puede colar un error de este tipo, así que nunca está de más volver a leer el texto completo antes de hacerlo público. Si puedes, leélo en voz alta, así controlarás mejor los lugares donde conviene respirar y pondrás más acertadamente los signos de puntuación.

Una última cosa, a lo mejor si eres un ferviente seguidor de las normas gramaticales y ortográficas de la Real Academia Española, me dirás que he puesto algunas tildes en este artículo, que según la mencionada institución, ya no deben emplearse. Pues bien, es cierto, pero también lo es que no estoy demasiado de acuerdo con su supresión, y puesto que una gran parte de los señores y señoras académicos no cumplen la norma en sus escritos personales, he decidido no cumplirla yo tampoco. Espero que me perdones.