Por qué debes comentar en esta entrada

cita diálogo

 

No te asustes, no me quiero poner exigente ni mandona. Pero estoy segura de que lees multitud de blogs y comentas en muy pocos, si es que lo haces, ¿A que sí? No te preocupes, a mí también me pasa. La verdad es que llevamos una vida tan acelerada que estamos leyendo un post y ya estamos pensando en el siguiente que tenemos que leer o en la próxima cosa que tenemos que hacer. Y eso no es vida.

Por eso en esta entrada pretendo darte argumentos para convencerte de que debes comentar más en los blogs que lees, incluyendo éste 😉

EMPIEZO POR DARTE UNOS DATOS…

Este blog lleva activo poco más de 4 meses y medio. En este tiempo he publicado 21 entradas (ésta será la número 22), una por semana, ¡Felicítame por mi constancia en los comentarios ;)! Y he recibido 39 comentarios. Como ves, son pocos. No llegan a 2 por post. Y eso contando los que yo misma he escrito para contestar a los que me han dejado: Aquí tienes otra razón para comentar: ¡Siempre contesto! Alguna vez puede que tarde un par de días, pero siempre lo hago.

Si acudo a las estadísticas que Google Analytics me da sobre mi blog veo que las entradas más visitadas en el último mes han sido:

Dos de estos 3 artículos, dos están categorizados dentro de “Redacción” por lo que veo que es uno de los temas que más gustan a mis lectores. Quizá porque también es uno de los temas en los que más experiencia tengo ya que he trabajado como redactora durante más de 7 años. Pero voy al grano, que ya me estoy yendo por las ramas, como siempre.

No recibo tantos comentarios como me gustaría, así que me he decidido a escribir este post dándote razones para que me los dejes y ver si así el blog bate su propio récord de comentarios recibidos. ¡Alla voy!

POR QUÉ DEBES COMENTAR EN ESTE POST

egocentrismo

  1. Por egocentrismo: Sí, venga, reconócelo, a ti también te gusta que te tomen en cuenta. Puede que seas un lector asiduo a mi blog y si es así, como diría @jjdiazaparicio “quiero conocerte”. Seguro que a ti también te gusta que te conozcan y a lo mejor no sabes muy bien cómo darte a conocer a una desconocida como yo… ¡Qué mejor que con los comentarios!
  2. Porque es posible que tú también tengas un blog o una página web: Si me dejas un comentario, verás que en el formulario hay un espacio para que dejes la dirección de tu blog o web y una vez hecho esto te aseguro que soy una persona curiosa (me gusta más esta denominación que la de “cotilla”) y antes o después pincharé en ese enlace y curiosearé un poco por tu página que además es posible que me encante. Con lo cual sólo por haberme dejado el comentario ya estás incrementando las visitas a tu sitio.
  3. Porque te gusta ejercer tu derecho a la libertad de expresión: Sí ésa que está reconocida en el artículo 20 de la Constitución y que muchas veces nos quejamos de que no nos dejan ejercer como es debido, ¡Vaya ahora me ha salido la vena de jurista! Pues si alguna vez te has quejado de esto, te anuncio una buena noticia: No coartaré tu libertad de expresión, claro, eso siempre que no me hagas spam ni me faltes al respeto. Aceptaré todas tus opiniones y críticas aunque no las comparta.
  4. Por reciprocidad: Está claro que lo mejor es hacer el bien sin esperar nada a cambio pero para qué nos vamos a engañar, un poco interesados sí que somos, ¿A que sí? ¿A que a ti también te gustaría que tu blog recibiera más comentarios? Pues una buena forma de empezar a conseguirlos es dejar comentarios en otros blogs cuyos autores seguramente te devuelvan la visita y el comentario. Prueba y verás que es una regla que casi siempre funciona.
  5. Porque eres una persona realmente participativa: Te encanta dar tu opinión y participar en todo aquello que te interesa, y este blog te interesa, ¿A que sí? Pues me puedes contar en los comentarios que es lo que más y lo que menos te gusta de él, seguro que me sirve de mucho y al mismo tiempo tú te quedas a gusto. Creatividad
  6. Porque eres una persona con muchas ideas: Ideas que seguro que me pueden ayudar a crear nuevos contenidos para el blog. Coméntame de qué te gustaría que hablase, qué otros temas crees que podrían encajar bien en el blog, por qué te interesan, qué echas en falta…No te puedo asegurar que vaya a llevar a la práctica todas tus propuestas (es probable que no sepa ni media palabra de algunos de los temas que me plantees) pero sí que te prometo escuchar tus propuestas e interesarme por esos temas que sugieras y sean hasta ahora desconocidos para mí.
  7. Porque este blog no tiene sentido sin la participación de sus lectores: No abrí este blog con la intención de dar clases magistrales desde esta tribuna, ¡Dios me libre! No tengo nada en contra de las clases magistrales pero no me considero lo suficientemente ducha en la materia como para poder impartirlas. Lo abrí fundamentalmente para aportar algo desde mi humilde posición a este mundillo y para seguir aprendiendo. Aprendiendo de ti, de lo que me puedas aportar con tus comentarios.
  8. Porque eres muy buena gente y me quieres ayudar a cumplir mi objetivo: Sí, el objetivo ése que te he dicho antes de que esta entrada bata el récord de comentarios del blog. Bueno, si te soy sincera también me vale que comentes en entradas anteriores que se encuentran muy solitas y huérfanas de comentarios. Y por supuesto, en todas las que vendrán a partir de ahora.
  9. Porque quieres que este blog siga adelante. Y no te preocupes, va a seguir. No soy de las que se rinden fácilmene pero reconozco que siempre viene bien recibir un empujoncito por parte de tu público. Ya he comentado alguna vez por aquí que soy gran aficionada al teatro y como tantas veces dicen los artistas: a todos nos gusta que nos quieran. Los comentarios son a un blog lo que los aplausos a una obra de teatro, la gasolina que nos ayuda a seguir al pie del cañon día tras día ( en este caso semana tras semana), y en este caso ni siquiera hace fata que sean comentarios positivos, aunque ésos siempre se agradecen 😉
  10. Porque te has sentido identificado conmigo en todo lo que digo en esta entrada. También puedes comentar para decirme eso, que siempre sabe bien no sentirse solo y saber que no eres el único al que le pasan determinadas cosas y las sientes de una determinada forma.

Bueno, creo que ya te he dado razones suficientes, para que me dejes un pequeño regalito en el formulario de aquí abajo, ¿No?

Cómo puedes encontrar inspiración para tu blog

cita inspiración

El otro día estaba yo pensando sobre qué tema escribir la próxima entrada de mi blog y no se me ocurría nada. Bueno no, miento. Sí que se me ocurrían cosas pero no me parecían lo suficientemente atractivas y las desechaba, así que al final me dije: ¿Y por qué no escribes sobre cómo inspirarse para escribir en el blog? Esa idea que me sopló Pepito Grillo me pareció bastante buena así que aquí estoy, redactando este post sobre cómo encontrar inspiración para escribir en el blog.

 Supongo que si tienes un blog, a ti también te habrá pasado, porque al fin y al cabo, no somos perfectos y todo el mundo puede tener un mal día en el que se encuentra falto de ideas y no sabe por dónde salir para solucionarlo. Creo que los blogueros también experimentamos de vez en cuando (por no decir siempre) eso que entre los escritores y otro tipo de creativos se conoce como “El síndrome de la página en blanco”. Seguro que sabes perfectamente lo que es, pero por si quieres tenerlo aún más claro te dejo este artículo de la Wikipedia en que lo explica muy bien.

 Pero bueno, a lo que iba que ya me estoy yendo por las ramas como casi siempre. Aunque ahora que lo pienso: ¿A google le gustan los artículos largos, no? ;). De todas formas, será mejor que me centre en lo que te quería contar y vaya al grano, te voy a exponer aquí algunas de las técnicas que yo utilizo y que considero bastante efectivas a la hora de encontrar inspiración para escribir en el blog. Espero que te sean útiles porque si no… ¡Apaga y vámonos!

encontrar inspiraciónTÉCNICAS PARA ENCONTRAR INSPIRACIÓN

  • Lee todo lo que caiga en tus manos: Yo en principio, cuando trato de inspirarme para escribir en este blog tiendo a leer blogs de la misma temática, es decir, redes sociales, marketing digital, social media… Pero lo cierto es que las musas son caprichosas y nunca se sabe qué puede ser lo que va a alimentarlas para hacerlas aparecer: un artículo en una revista, una novela, un ensayo, poesía, una recopilación de citas inspiradoras. Creo que para escribir es fundamental leer y además, te puede dar muchas ideas.

Eso sí, no te limites a leer cuando tratas de despertar a las musas. Hazlo siempre, porque de esta manera tu cerebro y tu creatividad se mantendrán mucho más activos. Otra advertencia: No confundas inspirarte con copiar.

  •  Introduce pequeños cambios en tus rutinas diarias: Si haces siempre lo mismo es normal que llegue un momento en que tu cerebro se harte y diga: ¡Hasta aquí! Por eso es conveniente probar a hacer cosas distintas en tu día a día: hacer las compras en una tienda diferente, pasear por una nueva ruta, escuchar un género músical que no habías saboreado hasta ahora… Puede que te parezca absurdo pero cualquiera de estas pequeñas cosas pueden hacer que salte ese “clic” tan necesario en tu cabeza para que se te ocurran nuevas ideas.
  •  Escribe cualquier cosa: Si lo que buscas es encontrar inspiración para escribir, haz caso a Picasso y trata de que la inspiración te pille realmente trabajando. Y ahora me dirás, “¡Pero si precisamente estaba leyendo este post porque no se me ocurre que escribir!” Ya lo sé, por eso te digo que escribas cualquier cosa: lo que te venga a la cabeza aunque no tenga nada que ver con la temática sobre la que debes escribir. De esa manera, al volcar tus pensamientos por escrito, tu mente se pondrá en modo on en lo que a escribir se refiere y es probable que te lleves algunas sorpresas bastante agradables. En este sentido, escribir un diario o algo similar puede ser una buena idea.

 Eso sí, no tergiverses mis palabras: he dicho que escribas cualquier cosa, no que publiques cualquier cosa. Una cosa es escribir tonterías para encontrar inspiración y otra publicar sin pensar un material que no tenga interés para tus lectores. Antes darle al botón de publicar usa siempre la cabeza.

Al hilo de este consejo también te diré que cuando se te ocurra un posible tema de escritura lo anotes rápidamente estés donde estés. Yo utilizo para ello una aplicación muy simple en mi smartphone que se llama “ColorNote”. No sabes la de ideas que puedes acumular de esta forma para tener en la recámara.

  •  Navega por Instagram y Pinterest: A veces son las palabras las que nos sugieren imágenes, pero otras veces ocurre al revés y es aquello que nos entra por la retina lo que consigue que se nos ilumine la bombillita para escribir un gran discurso.

En este sentido la red nos ofrece dos herramientas que desde mi punto de vista son inmejorables para encontrar imágenes de todo tipo y realmente maravillosas: Instagram y pinterest.

Para navegar por instagram te sugiero que utilices Iconsquare  donde sólo tienes que loguearte con tu cuenta de Instagram para poder buscar cualquier tipo de contenido en la red social simplemente escribiendo un hashtag o una temática en el buscador.

 En el caso de Pinterest, tiene un buscador que es muy efectivo cuando introduces cualquier tipo de temática. Puedes encontrar multitud de tableros casi sobre cualquier cosa que se te ocurra. Además, si descubres alguno realmente inspirador te puedes hacer seguidor para tener una fuente de inspiración siempre a mano.

  •  Utiliza Buzzsumo:  Ésta es una herramienta muy sencilla de utilizar y que a mí me da muy buenos resultados: basta con que escribas en el buscador las palabras clave del tema sobre el que quieres escribir y te aparecerán los artículos más compartidos en redes sociales sobre ese tema. Leyéndolos podrás inspirarte para escribir tú algo en la misma línea, pero repito: ¡Sin copiar!

En la versión gratuita de la herramienta sólo te aparecerán 10 resultados de cada tema que introduzcas, pero si varías las búsquedas puede ser más que suficiente.

 pregunta inspiración

  • Pregunta a tu audiencia: Esto siempre es efectivo. Al fin y al cabo tú escribes para que te lean, ¿A que sí? Pues, ¿Qué mejor que preguntar a tus lectores qué es lo que les gustaría encontrar en las próximas entregas de tu blog? Cuatro ojos ven más que dos y muchas cabezas piensan más que una así que seguro que tus seguidores te dan ideas que ni se te habían pasado por la cabeza.

 Además, de esta forma matas dos pájaros de un tiro (y que conste que estoy en contra de la violencia), encuentras inspiración y das a tus lectores algo que te han pedido demostrando que les escuchas y tienes en cuenta sus opiniones. Seguro que a partir de ese momento te querrán todavía más.

 Y TÚ, ¿CÓMO ENCUENTRAS INSPIRACIÓN?

Espero que todas estas técnicas o al menos alguna de ellas te resulten efectivas y te proporcionen la inspiración que necesitas para que tu bitácora no caiga en el olvido.

De todas formas, estoy segura de que hay muchas más cosas que se pueden hacer para encontrar inspiración así que no me puedo resistir a pedirte quE me dejes en los comentarios cuáles son las técnicas que tú utilizas cuando andas falto de inspiración. Seguro que entre todos completamos un buen catálogo 🙂

Por qué compartir contenidos en internet

cita compartir

 

Lo de que hay que compartir es una frase que habrás escuchado desde pequeño. Los niños son egoístas por naturaleza y hay que inculcarles estos valores para que los hagan suyos. Seguramente te habrán contado más de una vez el cuento de “La sopa de piedra” pero por si acaso no es así, voy a tratar de contártelo yo sin alargarme demasiado:

Érase una vez un monje que estaba tratando de hacer una colecta por una región en la que los habitantes tenían fama de tacaños. Al no conseguir que le dieran nada comentó a unos campesinos:

 — Bueno, pues como ha llegado la hora de comer voy a preparar una deliciosa sopa de piedra.

 Los campesinos no pudieron sino reírse del viejo pensando que estaba loco pero entonces, éste les dijo:

— ¿De qué se ríen ustedes? ¿Es que no han probado la sopa de piedra? Pues yo voy a preparar una ahora mismo y les demostraré que está buenísima.

 Ni corto ni perezoso, cogió del suelo una piedra de buen tamaño y tras limpiarla concienzudamente dijo:

 — Claro, que para poder hacer mi sopa necesitaría un buen caldero y un poco de agua sobre la lumbre.

 Entonces los campesinos, muertos de curiosidad, le pidieron que los acompañara al interior de la casa y le proporcionaron lo que pedía. El monje metió la piedra en el agua caliente y tras remover durante un rato probó el brebaje:

 — ¡Hum! Está muy buena— dijo. — Pero evidentemente estaría mejor si tuviera un poco de sal.

 Muy bien dispuesta, la dueña de la casa corrió a proporcionarle la sal. El monje siguió removiendo y volvió a probar. Para entonces se había corrido la voz y ya eran varios los curiosos del pueblo que habían acudido a la casa para presenciar el milagro de hacer una rica sopa de piedra.

 — Mucho mejor, pero si además pudiera echarle una patata y un poco de zanahoria, estaría aún más sabrosa.

 Uno de los aldeanos fue rápidamente a su casa para traerle al monje una patata, y otro hizo lo mismo y volvió con un manojo de zanahorias. Cuando el monje volvió a probar la comida exclamó:

 — ¡Buenísimo! Lástima que no tengamos unas judías para que la sopa sea perfecta.

 — Yo tengo unas judías en mi huerto.— dijo un labriego. — Ahora mismo se las traigo.

 Al cabo de un rato, cuando las judías habían estado cocinándose el tiempo suficiente, el monje procedió a repartir la sopa entre todos los presentes:

 — ¡Está realmente deliciosa! — dijeron todos asombrados.

  Al escuchar este cuento puedes pensar:

 — “¡Qué ilusos! Ya no se trataba de una sopa de piedra, sino que todos habían colaborado de alguna manera aportando ingredientes para que estuviera más sabrosa”.

 Es cierto. Pero yo me pregúnto, ¿Qué importa que todos hubieran tenido que colaborar? Lo importante es que el resultado de sus acciones tuvo como fruto una buena comida que todos pudieron disfrutar, ¿No te parece?

 Yo creo que ahí está la clave. Cuando compartimos una información, una experiencia o un contenido en internet, podemos hacerlo desinteresadamente (para ayudar a los receptores del mismo y darles algo que les pueda interesar), o por propio interés (para desarrollar nuestra marca personal). Pero en último término, todos vamos a salir beneficiados.

 No me estoy refiriendo sólo a que compartas el contenido de tu blog. Eso seguro que ya lo haces con objeto de conseguir tráfico a tu web. No, me refiero también a compartir contenido ajeno. No seas egoísta. Internet es una ventana enorme abierta al mundo y mirando por ella puedes encontrar ingentes cantidades de contenidos interesantes. Haz una labor previa de curación de contenidos y comparte aquello que es valioso para ti y crees que también puede serlo para los demás. ¿Te he convencido? Para terminar de hacerlo, te diré algunos de los beneficios que puedes obtener por actuar de esta forma:

 BENEFICIOS DE COMPARTIR CONTENIDO

ninos compartiendo

  1.  Conseguir reciprocidad. Trata a los demás como quieres que te traten a ti. Si todo el mundo hace caso de esta consigna, seguramente los autores del contenido que compartes estarán encantados de compartir el tuyo si es suficientemente interesante.
  2.  Establecer contactos. Esa misma reciprocidad puede llevarte a la larga a establecer contactos duraderos con personas a las que no hubieras conocido de no ser por la red.
  3.  Granjearte una buena reputación online. O lo que es lo mismo, mejorar tu marca personal. Si compartes contenidos interesantes, puedes llegar a ser considerado por los demás como un experto en determinadas materias, y eso puede hacer que recurran a ti en caso de necesidad.

 Como ves, todo son ventajas. Así que sólo te falta ponerte a compartir. ¿Que cómo? Pues existen muchas formas, aquí van algunas:

DISTINTAS MANERAS DE COMPARTIR CONTENIDOS INTERESANTES

  • En redes sociales: son multitud las redes sociales que exiten hoy en día. Todas ellas te dan la posibilidad de compartir contenidos: Puedes dar +1 en google plus, recomendar en linkedin, repinear en pinterest, dar a favoritos en youtube, retuitear en twitter… tú eliges.
  • Enlazando en tu blog o web: ya sabes que esos enlacer pueden ser “dofollow” o “nofollow” según quieras traspasar o no parte de tu autoridad a la web en cuestión.
  • Comentar en la fuente de la publicación: en este caso no se trata de una acción de compartir propiamente dicha, pero puede ayudar mucho al autor del contenido puesto que propicia la generación de conversación sobre el tema y estimula la participación de otros internautas.

   Así que ya sabes, ten en cuenta la cita de la película “La lista de Schindler” que figura al comienzo de esta entrada, y lánzate a compartir contenidos en la red. Pero eso sí, con criterio y sin saturar al personal. Para empezar puedes hacer lo propio con este post, ¿Lo compartes?