No es sexismo lingüístico

¿Te ha gustado? Compártelo

cita sexismo

 

¡Hola a todos!

Sí, hoy voy a hacer una excepción y en lugar de dirigirme a ti en singular voy a dirigirme a vosotros, a todos los que me leéis y que espero que seáis cada vez más. ¿Que por qué este cambio? Pues muy sencillo, simplemente para poner de manifiesto que me estoy refiriendo a vosotros con la palabra “todos”, así en masculino, pero que no tengo ninguna intención de excluir a las mujeres de mi discurso (¡Faltaría más!), sino que considero que tanto hombres como mujeres están incluidos en este saludo.

Quizá esta entrada no tenga demasiado que ver con el mundo del Social Media pero creo que sí tiene que ver con el hecho de escribir un blog. Cuando escribes siempre te diriges a una audiencia y para hacerlo tienes que elegir una forma de dirigirte a esa audiencia.

Por eso escribo este post, para aclarar (aunque igual me estoy metiendo en un jardín) por qué cuando escribo en mi blog me dirijo al lector en masculino. Bueno, rectifico, no me dirijo al lector en masculino, sino en un género no marcado que busca aludir tanto a los hombres como a las mujeres.

La idea para esta entrada surgió el otro día cuando el líder de la oposición, Pedro Sánchez, se dirigía en el Congreso (en todo de broma, eso sí) a todos los miembros y miembras de la bancada popular.

Vale, lo hacía en broma, pero creo que nuestros políticos crearon hace ya unos años un monstruo a la hora de empezar a hablar de los electores y las electoras para que nadie se sintiese excluido.

No sé si la redacción de este post me va a granjear más enemigas que amigas (aquí sí, en femenino), espero que no. Desde luego no soy quién para decir qué es o no correcto lingüísticamente hablando puesto que no soy ninguna experta en la materia, pero sí creo que tengo derecho a defender mi postura puesto que al fin y al cabo, éste es mi blog.

De todas formas, para apoyar mi argumentación voy a recurrir en primer lugar a exponer brevemente la postura de la Real Academia sobre esta cuestión.

LA POSTURA DE LA RAE

Real academia

Para ilustrar la postura de la Real Academia quiero citar aquí el informe “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”  que escribió hace ya un par de años el académico Ignacio Bosque y que fue suscrito por 26 académicos de número.

En este informe se afirman, entre otras, las siguientes cuestiones:

“La primera premisa verdadera es el hecho cierto de que existe la discriminación hacia la mujer en nuestra sociedad”

 

“La segunda premisa, igualmente correcta, es la existencia de comportamientos verbales sexistas”

 

“Es necesario extender la igualdad social de hombres y mujeres, y lograr que la presencia de la mujer en la sociedad sea más visible”

 

Pero también se deduce de este informe que:

 

“No se debe suponer que el léxico, la morfología y la sintaxis de nuestra lengua deban hacer explícita sistemáticamente la relación entre género y sexo”

Lo que viene a concluir este informe es que

“El uso no marcado (o uso genérico) del masculino para designar los dos sexos está firmemente asentado en el sistema gramatical del español, como lo está en el de otras muchas lenguas románicas y no románicas y no hay razón para censurarlo”

Queda por tanto claro que la RAE considera que cuando se habla por ejemplo de “Los desempleados”, no se está utilizando el género masculino sino un género no marcado que abarca tanto a hombre como a mujeres.

 MI POSTURA

mi postura

Ahora debo decir que aunque ya he manifestado en alguna otra ocasión que no estoy de acuerdo con todas las normas establecidas por la RAE, sí que estoy completamente de acuerdo con lo que se manifiesta en el citado informe de “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”.

¿Que por qué? Pues porque yo nunca me he sentido excluida de ningún discurso cuando se ha hablado de “los ciudadanos” en vez de de “los ciudadanos y las ciudadanas”, ni tampoco al decir “los alumnos” en vez de “los alumnos y las alumnas”.

Durante 7 años he trabajado como redactora en una editorial jurídica y han sido muchos los textos jurídicos que han pasado por mis manos en ese tiempo. Pues bien, debo decir que me horrorizaba que en ocasiones nuestros políticos invirtieran tiempo y dinero en modificar una ley larguísima sólo para introducir modificaciones del tipo “Los contribuyentes y las contribuyentes” o “Los interesados y las interesadas”, además de hacérmelo perder a mí y a mis compañeras tratando de desentrañar durante horas cuáles eran las modificaciones sustantivas introducidas en la nueva legislación. Modificaciones sustantivas que al final comprobábamos que brillaban por su ausencia.

Eso sí, una cosa sí que quiero dejar clara. Me considero una persona feminista. Soy mujer y creo que toda mujer debería ser feminista puesto que el feminismo es el movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres. Me da muchísima pena y rabia comprobar que aún exiten entre nosotras mujeres que son machistas. Creo que sin el feminismo muchas de las cosas de las que hoy en día disfrutamos las mujeres serían impensables para nosotras. Tenemos que estar siempre agradecidas a todas esas mujeres que desde hace siglos lucharon, y a veces incluso murieron, por conseguir la igualdad de derechos (no hay más que recordar cuál fue el origen de la celebración del día 8 de marzo).

Pero una cosa no quita la otra, y creo que tenemos cosas mucho más importantes por las que luchar en nuestra búsqueda de la igualdad que por conseguir que se destierre el uso del género no marcado en beneficio del uso simultáneo de los géneros masculino y femenino.

No sé si os habré convencido o no con mi argumentación pero me parecía oportuno plantear el debate y señalar lo siguiente:

 

LAS RAZONES POR LAS QUE USO EL GÉNERO NO MARCADO EN EL BLOG

sexismo

  • Hacer la comunicación más fluida y más atractiva: Si tuviera que estar empleando el masculino y el femenino continuamente en cada uno de los sustantivos y adjetivos, os aseguro que la lectura se haría mucho más tediosa y casi incomprensible. Sirva como ejemplo este artículo de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

sexismo

 

¿No os parece un poco farragoso? ¡Pobre del que se la tenga que estudiar para concurrir a unas oposiciones!

  • Obras son amores y no buenas razones. La lucha por la igualdad de la mujer se demuestra en hechos, las palabras huecas se las lleva el viento. Creo que todos los que me conocen saben que soy una persona que defiendo siempre la igualdad de la mujer y no creo que nadie pueda calificarme de machista.

Si yo me considero incluida cuando se utiliza el género no marcado, ¿Por qué no iban las demás mujeres a considerarse incluidas también? Creo que hay reivindicaciones bastante más importantes que tanto mujeres como hombres debemos hacer para lograr de una vez por todas la igualdad de derechos.

  • El sexismo no está en las palabras sino en el uso que se hace de ellas. Creo fervientemente en esta afirmación y considero que no ofende el que quiere sino el que puede. En mi blog me dirijo al lector en género no marcado, pero de la lectura de mis artículos se puede deducir perfectamente que mi intención no es discriminar a la mujer, con lo cual creo que en este sentido nadie se puede ser sentir ofendido.

 

En cualquier caso, el debate ya está abierto tanto en la sociedad como en este blog. Y en este caso creo que la pregunta sí que debe ir dirigida especialmente a las mujeres, ¿Te sientes incluida o discriminada cuando en los organismos oficiales o en cualquier otra plataforma se utiliza el masculino para desgnar el género no marcado? De todas formas y para no excluir a nadie 😉 los chicos también podéis darme vuestra opinión al respecto.

¿Te ha gustado? Compártelo

15 thoughts on “No es sexismo lingüístico

  1. dice:

    Hola Itziar! Me ha encantado que trates este tema. A mí personalmente lo que me parece machista y ofensivo es esta necesidad de hacer referencia a hombres y mujeres para ser “políticamente correcto” en lugar de utilizar el uso genérico. Ayer recibí una campaña e-mailing de una red social orientada a mujeres en el que pude leer “principiantAs” y casi me da algo. Gracias por escribir sobre este tema 🙂

    1. Itziar dice:

      ¡De nada Mª Ángeles! Para mí ha sido un placer hacerlo porque siempre me ha resultado chocante que haya mujeres que se ofenden o se sienten excluidas por el hecho de que se utilice el genérico. La actualidad me dio pie a escribir sobre ello y lo hice encantada.

      Gracias por compartir.

    1. Itziar dice:

      Bueno, tampoco vamos a tachar de no inteligentes a todos los que no estén de acuerdo con nosotros.

      Me alegro de que tú sí lo estés. Gracias por comentar.

  2. dice:

    En referencia a este tema hace poco he escrito en mi blog

    El castellano es un idioma muy rico y hay multitud de conceptos que podemos mencionar con palabras de genero masculino o femenino. Me parece muy interesante empezar a usar palabras de genero femenino donde “durante mucho tiempo” hemos usado palabras de genero masculino.
    Creo sinceramente que el lenguaje construye el pensamiento.

    1. Itziar dice:

      Hola Inés:

      Es cierto que en ocasiones se pueden utilizar esas palabras sin marca de género para tratar de ser más inclusivos, pero creo que en otras ocasiones, marcar forzadamente el género en masculino y en femenino cuando la palabra en sí es genérica no hace más que entorpecer la comunicación.

      No hay por qué inventarse palabras como “miembras” o “principiantas”.

  3. Salvador dice:

    ¡Muchas gracias por tu post! Desde el punto de vista de un filólogo, no puedo dejar más de acuerdo con la posición que adoptas: se trata de una convención, exenta de prejuicios sexistas y totalmente contraria a la economía del lenguaje.

    ¿Por qué, incluso en ámbitos como universidades o centros de investigación, cuesta tanto entenderlo y se elaboran manuales de estilo con este uso incorrecto del idioma?

    1. Itziar dice:

      Hola Salvador:

      ¡Gracias por comentar! Pues sí, eso pienso yo. Una cosa es tomar las posibilidades que nos da el idioma para utilizar correctamente palabras o expresiones que incluyen a ambos géneros, y otra hacer una mala utilización del lenguaje o inventar palabras sólo para conseguir una inclusión que tampoco arroja resultados positivos sobre la verdadera lucha hacia la igualdad y la reducción de desigualdades entre hombres y mujeres.

  4. Joyce dice:

    ¡Hola! Me parece muy atinada tu opinión, pues efectivamente la comunicación se ve trabada al usar la distinción de género en cada sustantivo o adjetivo, especialmente cuanto existe un generico que nos incluye a todos.
    La diferencia no está en decir presidente y presidenta, sino en hacer un cambio cultural efectivo.

    Saludos

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Joyce!

      Estoy totalmente de acuerdo contigo, y que conste que no veo mal que se hable de presidenta si se trata de una mujer, es una y por tanto nos referimos a ella según sea su género, femenino en ese caso. Lo que creo que sí dificulta la comunicación es el continuo desdoblamiento, por ejemplo:

      “Todos y todas los alumnos y alumnas y los trabajadores y trabajadoras de esta institución están a favor de la igualdad”.

      Gracias por pasarte y comentar.

  5. Alicia dice:

    Hola Itziar, gracias por tu post, pero lo siento, no estoy nada de acuerdo ni contigo ni con la RAE. Para empezar, la conclusión del informe sobre “sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer” es muy pobre y me suena a excusa para ahorrarse el esfuerzo de realmente luchar contra el sexismo lingüístico. El lenguaje es una convención social que está en constante evolución, transformación y crecimiento, por lo tanto no es inmóvil, rígido e inmutable; puede y debe (de hecho lo hace constantemente) actualizarse. El lenguaje es el reflejo de la sociedad, es más, es lo que construye nuestra realidad, lo que no se nombra no existe. Así de simple.

    El lenguaje no es en absoluto inocente y estas normas tan sagradas del “género neutro” en masculino tampoco lo son, ni fueron creadas en el contexto actual. Lo lógico es que se busquen formas, que las hay, para que nadie, ni unas ni otros, nos tengamos que sentir dentro o fuera del lenguaje. Es más una cuestión de voluntad e ideología que otra cosa (y de mucho esfuerzo).

    Escucho a muchas mujeres decir que hay cosas más importantes que hacer por los derechos de las mujeres, por la igualdad, que pedir un lenguaje no sexista e inclusivo. Primero, las luchas no son excluyentes entre sí, se puede pedir la igualdad de derechos y un lenguaje inclusivo y no sexista (yo creo que, de hecho, es bastante coherente una cosa con la otra); y segundo, ¿cómo cambiar una realidad sexista, desigual, machista, violenta hacia las mujeres, llena de estereotipos y clichés, si no cambiamos el lenguaje que nos cuenta y nos construye esa realidad?

    Es una cuestión fundamental y de enorme importancia y, si pedimos igualdad, tenemos que construir igualdad. La igualdad no va a llegar sola si no nos implicamos como sociedad. Es verdad que hay muchos frentes abiertos, el lenguaje es uno más; es verdad que puede ser farragoso, como todo al principio, pero sumando voluntades y esfuerzos se puede conseguir. ¿Te sumas?

    * En todo este texto (perdona por extenderme tanto) no he tenido que usar el supuesto “genéro neutro” (masculino) en ningún caso. Se puede hacer, solo hay que trabajarlo, un poco más al principio, y luego ya sale de forma automática.

    1. Itziar dice:

      Totalmente de acuerdo en que tenemos que unirnos para luchar por la igualdad, es más, yo me considero fuertemente feminista pero sinceramente, jamás me he sentido excluida cuando en mi entorno se ha hablado de “los estudiantes” o “los trabajadores”.

      Evidentemente el lenguaje evoluciona con la sociedad, y debe hacerlo, y me parece muy bien hablar de personas, pero el desdoblamiento continuo en un discurso, me llega a parecer absurdo y creo que, desde luego, dificulta y ralentiza la comunicación.

      De todas formas y aunque no estemos de acuerdo, gracias por pasarte y dejarme tu punto de de vista, para eso estamos.

  6. dice:

    Muchas gracias por tu post. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también soy blogger y me planteo muchas veces este tema (también había pensado en escribirlo, así que comparto). Sobre todo porque mi blog va dirigido principalmente a madres y porque cuando hablo de nuestros hijos (niños y niñas) me refiero a ambos sexos, aunque alguien pueda pensar que uso el genérico porque yo lo que tengo son tres hijos varones. ¡Ni mucho menos! Sino porque me parece ridículo y cansino y sobre todo porque no da fluidez a la lectura y porque yo en ningún momento me siento excluida cuando se usa el genérico.
    Gracias de nuevo

    1. Itziar dice:

      Hola María:

      Me alegro de que te haya gustado el post y de que compartamos opinión. Hay otros comportamientos en nuestra sociedad que son excluyentes con las mujeres, pero no creo que el utilizar el género no marcado sea una de ellas.

      Gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *