Lo que un marketero puede aprender de los estudiantes

¿Te ha gustado? Compártelo

marketero aprender de los estudiantes

Si hay algo que he sido toda la vida es estudiante. Todavía lo soy. Apenas recuerdo algún período de mi vida en el que no haya estado estudiando algo. Por suerte, estudiar siempre se me ha dado bien. Además he estado reflexionando y he visto que hay muchas cosas que un marketero puede aprender de los estudiantes. Te las traigo en este post.

8 LECCIONES QUE UN MARKETERO PUEDE APRENDER DE LOS ESTUDIANTES

Creo que esta entrada puede ser útil a todo el mundo porque todos en algún momento de nuestra vida hemos sido estudiantes, así que no será difícil recordar esa época y aplicar estas lecciones. Como este blog va de lo que va, yo me voy a centrar en aquello que tú, marketero, puedes aprender de los estudiantes.

1. Aprende algo todos los días:

Un estudiante va todos o casi todos los días a clase y aunque no lo parezca, sólo por esa razón ya aprende algo cada día. Puede ser algo muy importante o más banal, pero todos los días aprende algo.

Si te dedicas al marketing toma ejemplo y trata de que no pase un solo día sin que aprendas algo nuevo: puede ser una novedad de las redes sociales, la utilización de un nuevo widget para tu blog o dónde encontrar las mejores imágenes… da igual, cualquier cosa, pero si cada día aprendes algo, en un corto periodo de tiempo tus habilidades como marketero habrán mejorado mucho.

2. No lo dejes todo para el último día:

Sí, ya sé que siendo estudiantes todos hemos dejado algo para el último día alguna vez, pero apliquemos la primera lección y veamos qué aprendimos de esa experiencia.

Las cosas no van bien cuando lo dejas todo para el final. Si asimilas las cosas con tiempo y poco a poco los agobios son menores y los resultados mejores, ¿a que sí?

Pues aplícate el cuento, para conseguir resultado en marketing hace falta ser constante, los resultados no llegan de un día para otro, hay que tener paciencia. Debes planificar tus acciones e ir probando cuál es el método que mejor funciona para cumplir los objetivos deseados.

3. Conoce a la persona que te evalúa:

Para un estudiante no siempre es posible, pero está claro que cuando conoce al profesor que lo va a evaluar siempre tiene una idea de por dónde van a ir los tiros en el examen: qué tipo de preguntas es posible que caigan, cuáles puntuarán más y cuáles menos…

Para un marketero es incluso más fácil. Tú como marketero conoces a tu cliente o al menos deberías, por eso debes saber lo que le gusta y lo que necesita. Hacer una buena segmentación de segmentación del público objetivo es fundamental. En el siguiente artículo, José Facchin te enseña cómo hacerlo de la mejor manera posible:

¿Cómo identificar el target o público objetivo de tu negocio?

4. Desarrolla tu capacidad analítica:

marketero aprender de los estudiantes

¿Cuántas veces te han dicho eso de que no se trata de aprenderte la lección de memoria sino de entender lo que estudias?

Pues en marketing pasa lo mismo. Las acciones de marketing no deben plantearse a lo loco, hacer por hacer. Todo debe tener un sentido y responder a un objetivo. Por eso es muy importante plantearse objetivos a corto, medio y largo plazo y vigilar si se van cumpliendo.

5. Trabaja en equipo:

¿A que cuándo un tema o un ejercicio te parecía demasiado complicado, estudiarlo junto con otros compañeros hacía que te resultara más fácil?

En el estudio, en el marketing y en casi todo en la vida, cuatro ojos ven más que dos (Itziar patrocina el refrán de la semana 😉 ). Así que si a la hora planfiicar y aplicar las estrategias de marketing para tu cliente puedes contar con la ayuda de algún compañero, mejor que mejor.

Colaborar con otros marketeros puede ser tremendamente útil: se trata de no ver a los otros como competidores sino como compañeros y establecer en la medida de lo posible sinergias con ellos.

6. Realiza actividades extraescolares:

 ¿Eras de los que de pequeño sólo ibas al cole o tenías alguna que otra actividad extraescolar después? Seguramente lo segundo. Yo iba a música y a inglés. A inglés para reforzar y mejorar lo aprendido en el colegio y a música para desarrollar mi lado más creativo. Las dos actividades me ayudaron en un sentido o en otro.

Como marketero toma ejemplo también en esto de los estudiantes y trata de aprender otras cosas aparte de marketing que puedan reforzar y dar brillo a tu actividad marketiniana. Hay multitud de cosas: redacción, retoque fotográfico de imágenes, SEO, SEM, analítica, email marketing, storytelling, copywriting, fotografía… la lista es larguísima ¿qué otras disciplinas se te ocurren a ti?

7. Mide los resultados:

 Si estudias mucho pero al final no apruebas, no sirve de nada. Bueno, de algo sí que sirve porque seguro que alguna cosilla has aprendido, pero también estudias para aprobar, ¿a que sí? Y si puedes sacar sobresaliente mejor que mejor.

En el marketing pasa lo mismo. Como marketero trabajas para conseguir resultados, si planificas e implementas de forma muy cuidadosa tus estrategias y acciones de marketing pero no consigues los resultados deseados, ¡menudo chasco! Por eso es tan importante que aprendas a medir los resultados, para saber qué es lo que estás consiguiendo y qué tienes que cambiar para conseguir algo mejor.

Existen multitud de herramientas tanto gratuitas como de pago para medir la efectividad de los distintos aspectos de una campaña de marketing. En lo que se refiere a medir las visitas a tu web o blog la más imprescindible es Google Analytics. Una vez más recurro al gran José Facchin y al “Megatutorial de analítica web para novatos” que publicó en su blog Daniel Bocardo.

8. No te rindas:

marketero aprender de los estudiantes

Seguro que alguna vez alguna asignatura o disciplina se te ha resistido. En mi caso el paradigma fue el examen práctico del carnet de conducir (mejor no te cuento cuántas veces lo tuve que hacer para aprobar) pero oye, no me rendí y al final aprobé.

Por eso lo que como marketero debes aprender de los estudiantes es a no rendirte, no tirar la toalla. Si no obtienes los resultados que deseas la primera vez sigue intentándolo, mejora tu método o encuentra uno nuevo y te aseguro que antes o después los resultados llegarán. El marketing es uno de esos campos en el que el sistema prueba-error es fundamental.

Estas son las lecciones que se me han ocurrido a mí que un marketero puede aprender de los estudiantes, pero seguro que hay muchas más. ¿Cuáles se te ocurren a ti? En los comentarios estaré encantada de escucharlas.

¿Te ha gustado? Compártelo

7 thoughts on “Lo que un marketero puede aprender de los estudiantes

  1. dice:

    Hola Itziar, también me paso por aquí! 😛

    Me siento muy identificado con tu post. Yo tampoco he dejado de estudiar nunca y es algo que me encanta. De hecho este curso ha sido el primero que no curso ningún tipo de máster, posgrado, curso académico… pero sí he recuperado el inglés ya que es algo vital como todos sabemos!

    El aprendizaje nos abre muchas puertas, permite desarrollar muchas habilidades, conocer gente y abrir puertas a la vida. Sin embargo, hay que saber poner unos límites porque a veces se nos puede pasar el tiempo aprendiendo y cegándonos en más y más (a mí me ha pasado…).

    Me ha hecho gracia lo de las actividades extraescolares. De pequeño yo era de los pocos de mi clase que no hacía futbol (llámale futbol o cualquier deporte en general). Y eso me producía mucha imptoencia. Supongo que mis padres no querían que “perdiera” el tiempo con otras cosas y querían que me centrara en la escuela. Creo que es un error porque este tipo de actividades son totalmente compatibles, incluso necesarias para ayudar a las criaturas en su desarrollo personal y un extra a la rutina escolar muy bienvenido. También tengo que decirte que en quinto de primaria por fin logré convencer a mis papis y… me apuntaron a futbol, yess! 😀

    Bueno, me dejo ya de anécdotas y me voy despidiendo. Gran post Itziar, un abrazo!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola David!

      Yo el inglés prácticamente nunca lo he dejado aunque desde hace 4 años estoy con el francés 🙂

      Es verdad que hay que saber encontrar el equilibrio y no pasarse. Creo que eso es precisamente lo que lleva algunos padres a no apuntar a actividades extraescolares a sus hijos. Es cierto que hay niños que están sobrepasados con eso y no debe ser así. Evidentemente lo primero es lo primero y hay que establecer prioridades pero alguna que otra actividad más allá del colegio (o del curro) puede ser muy beneficiosa. Me alegro de que por fin convencieras a tus papis 🙂 No se trata de ser el chico raro del cole 😉

      Gracias por pasarte por aquí. Me alegro de que te haya gustado.

  2. ¡Saludos Itziar! Un artículo muy bien traido a cuento, porque las similitudes verdaderamente son más próximas de lo que cabe pensar.

    De las ocho reflxiones que comentas en el artículo, me quedo con dos de ellas, la primera con la número cuatro, sobre todo porque creo que en la mayoría de los casos no hemos sabido, o no nos han enseñado a aprender en su amplio sentido de la palabra, más bien como bien dices, a memorizar sin pararse siquiera a reflexionar lo más mínimo en lo que teniamos entre manos.

    Y en segundo lugar, me quedo con la sexta reflexión, sobre todo porque en mi caso empecé desde el mundo de la programación web, y he ido derivando hacia el SEO y el SEM por pura convicción y pasión por todo lo relacionado con el marketing digital, pero lo aprendido antes, me ha supuesto un bagaje positivo. Por eso, ya tengo en mente muchos cursos y temas pendientes por echarles el anzuelo. 🙂

    Ah, y para aportar mi granito de arena, una novena reflexión, aunque sea de mal estudiante, pero en el caso de los que somos autónomos o freelance, debemos evitar que se nos paguen las sábanas jeje

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Robert!

      Ja, ja, ja. Bueno a todos, buenos y malos estudiantes se nos han pegado alguna vez las sábanas y evitarlo es efectivamente algo muy importante. Hay que trabajar para que el mundo siga girando, no se puede uno pasar todo el día en la cama, aunque a veces nos gustaría.

      Yo creo que a todos nos han dicho alguna vez que no hay que aprenderse la cosas como un papagayo pero también es cierto que no siempre se sabe dar al alumno las herramientas para que vaya más allá. A veces memorizar es el camino más fácil aunque hay que tratar de aprender con otro enfoque sobre todo para que lo aprendido permanezca y no se olvide como por arte de magia.

      Me alegro de que te haya gustado el artículo. Gracias por pasarte y comentar.

      Un abrazo.

  3. dice:

    Hola Iztiar!
    Pues yo tengo dos principios que he heredado de mi época de estudiante y que los llevo casi a rajatabla.
    No he recibido una educación estricta, ni mucho menos. Pero mis padres siempre nos dejaron las cosas muy claras a mis hermanos y a mí (y desde muy pequeños)
    Recuerdo que mi padre se marchaba a trabajar a las 6 y media de la mañana y, como pronto, llegaba a las 7 de la tarde. Incluso había días que mi madre nos daba de cenar a mis hermanos y a mí y nos acostaba y mi padre aún no había llegado.
    Ellos siempre nos dijeron a los tres: si queréis estudiar, nosotros haremos todos los esfuerzos del mundo para que no os falte todo lo que necesitéis. Pero si no queréis estudiar no nos paseéis los libros y poneros a trabajar. Cuesta mucho esfuerzo ganar dinero para pagarlos y no queremos que nos engañéis. Haced lo que más os guste, pero haced algo.

    De ahí que en mi faceta marketera (y como trabajadora en general) lleve estos dos principios grabados a fuego:
    – Un gran sentido de la responsabilidad y el respeto: Después de ver los esfuerzos que ellos hacían por nosotros yo era incapaz de tirar por la borda cualquier proyecto (llámese examen, trabajo universitario…) Así que más tarde o más temprano, lo que empiezo lo termino y me esfuerzo en hacerlo lo mejor posible.

    – Siempre estoy haciendo algo de provecho: Como bien me decía mi padre, haz lo que quieras (estudia o trabaja), pero haz algo con tu vida. De ahí que siempre esté curioseando, aprendiendo, estudiando… para mí la formación continua es fundamental. Pero no sólo para estar al día de lo que se hace en tu sector, sino para irte a la cama con decenas de ideas y conocimientos nuevos.

    Yo soy excesivamente preguntona (soy como Lupita de los Lunnis), me encanta aprender y creo que eso al final se refleja en la forma que tienes de trabajar.

    Siento pasarme tan tarde, pero esta semana me he desconectado un poco, jeje!!

    Un abrazo y genial post guapetona!!

    PD: Otra parrafada de las mías, jejeje!!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Bea!

      No te preocupes por pasarte tarde, que nunca es tarde si la dicha es buena y ya sabes que por aquí siempre eres bienvenida.

      Coincidimos en las dos cosas. Yo también destaco (creo) por mi sentido de la responsabilidad, y siempre que me embarco en algo sea un trabajo, un curso o lo que sea trato de cumplir y hacerlo lo mejor posible. Yo también termino todo lo que empiezo y si te fijas en mi perfil de about.me allí lo digo. Quizá por eso en mi faceta de estudiante ni siquiera he hecho piras o he ido a clase con los deberes sin hacer salvo fuerza mayor. Si voy a hacer algo lo hago bien, o al menos lo intento, y si no, no lo hago.

      Tampoco soy capaz de estar sin hacer nada. Conozco gente que cuando se han quedado en el paro se han tomado un tiempo, unos meses de descanso, yo soy incapaz. Si no estoy trabajando tengo que estar estudiando algo o preparándome de alguna manera para llegar a encontrar ese trabajo que me permita volver a estar en activo. Unos diítas de vacaciones de vez en cuando siempre vienen bien porque buscar trabajo también es un trabajo, pero nada más.

      Yo trato de irme a la cama todos los días con el convencimiento de que ese día he hecho lo posible por mejorar y por acercarme un poquito más a la consecución de mis objetivos sean del tipo que sean. También es cierto que no todos todos los días eso se consigue, pero al menos, se intenta.

      Bueno, Bea, pues eso, que ya tenemos un punto de coincidencia más.

      ¡Feliz fin de semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *