El caso Zapata: lo que pasa en las redes se queda en las redes

¿Te ha gustado? Compártelo

cita palabras

 

No, en realidad no me refiero a que con las redes sociales ocurra como con Las Vegas que lo que pasa allí no sale de allí, sino todo lo contrario. He utilizado este título precisamente para ilustrar que lo que publicamos en las redes sociales permanece allí con el paso del tiempo y son palabras que no se las lleva el viento.

Ya sé que no soy muy original por dedicar esta entrada al “Caso Zapata” sobre el que últimamente están corriendo ríos de tinta, pero no quería quedarme sin hacer un pequeño análisis aquí en el blog.

TE PONGO EN ANTECEDENTES

Guillermo Zapata es uno de los concejales electos para el Ayuntamiento de Madrid tras las últimas elecciones municipales celebradas el pasado 24 de mayo. La flamante alcaldesa Manuela Carmena lo había nombrado concejal de cultura, pero apenas 48 horas después, se ha visto obligado a dimitir de ese cargo porque una serie de tuits que escribió allá por el año 2011 han salido a la luz. Algunos de los tuits son éstos:

tuits zapata

Sus detractores han empezado a difundirlos de nuevo en internet mientras que los partidarios de Zapata sostienen que no se le puede “condenar” por manifestaciones que hizo cuando aún no ostentaba un cargo político, máxime cuando su única intención era hacer un poco de humor negro.

No es mi intención entrar en el debate de si hay que darle o no una segunda oportunidad, pero sí creo que es mi deber tomar esta situación como punto de partida para analizar la enorme trascendencia que puede llegar a tener todo aquello que sin pensar, o pensando muy poco, publicamos en las redes sociales.

QUÉ PUEDES APRENDER DEL CASO ZAPATA SOBRE TWITTER Y REDES SOCIALES EN GENERAL

1. La vida de un tuit no es tan corta como parece. Es cierto que muchas veces se nos pasan por alto un montón de tuits de nuestro timeline debido a la velocidad con que las publicaciones se suceden unas a otras, pero no es menos cierto que a veces te puedes encontrar con retuits que llegan meses después de que publicases el mensaje en cuestión. ¿No te ha pasado?

Además desde el pasado noviembre de 2014, Twitter ya permite a través de su búsqueda avanzada rastrear los tuits publicados desde 2006 hasta la actualidad. Apuesto a que esta característica no le he venido nada bien a Zapata ni a muchos otros políticos y personalidades.

2. Antes de publicar en redes sociales, piensa no sólo en el presente sino también en el futuro. Porque puede que ahora no seas nadie, que tus mensaJes apenas tengan impresiones ni interacción pero… ¿Qué pasará en el futuro? ¿Y si te conviertes en alguien con una cierta relevancia y la gente quiere saber más de ti indagando en las redes sociales? ¿Y si simplemente un posible empleador investiga sobre ti en internet? Ten en cuenta que es muy difícil borrar tu rastro en la red y piensa antes de hacer tus manifestaciones en ella.

3. Piensa en ti, pero sobre todo piensa en los demás. La libertad de expresión está muy bien, pero ten en cuenta que siempre hay que ejercerla sin perjudicar a los demás y.más aún cuando eso que dices queda plasmado por escrito y puede llegar a oídos u ojos de las personas aludidas.

4. Ríete de tus propias desgracias, pero no de las de los demás. El sentido del humor es un don y una cualidad muy valiosa y beneficiosa para cualquier persona pero hay que tener siempre en cuenta que no todo el mundo tiene el mismo sentido del humor, y no a todo el mundo le hacen gracia las mismas cosas. Hay que saber reírse de uno mismo, pero reírse de los demás no equivale a tener sentido del humor sino a ser poco empático.

4. El humor negro es peligroso.

nubes tormenta

Sobre todo cuando se hace sobre tragedias que no nos afectan personalmente. Si una tragedia o problema te afecta y haces humor sobre ello, puede que a los demás les haga más o menos gracia, pero al menos podrán ver que no te estás riendo de ellos ( o no sólo de ellos) sino de ti. Si pretendes hacer humor con algo que sólo afecta a los demás, ¡Cuidado! Te puede salir muy caro, y sino que se lo digan a Zapata.

¿MERECE LA PENA CONVERTIR EN PRIVADOS TUS PERFILES EN REDES SOCIALES?

A mi juicio la respuesta es no. Según parece tras todo el escándalo que se ha montado con el caso Zapata, son numerosos los políticos que han procedido a borrar tuits, cancelar perfiles en redes sociales y convertirlos en privado. Entiendo su miedo, todos hemos podido decir algo inconveniente alguna vez y como dice la policía: “Todo lo que diga puede ser utilizado en su contra”. Pero…

  • ¿Qué pensarías de un político que tras un suceso de este tipo procede a cancelar su cuenta de twitter o a hacerla privada? Pues yo personalmente pensaría que tiene algo que ocultar y que en el pasado ha sido tan descuidado o más que Zapata con sus publicaciones. Mal asunto.
  • Tengo mis dudas de que sea posible borrar del todo un rastro en internet con los mecanismos que se nos ofrecen a los usuarios de andar por casa. Puedes borrar un tuit, pero puede que antes de que tú lo borraras ya hubiera sido guardado o incluso retuiteado, por lo que el peligro de que salga a la luz sigue acechando.

 

Por todo esto mi recomendación en lo que a publicaciones en redes sociales se refiere, es y será siempre, escribir con sentido común y poniéndose siempre en el lugar del otro para no ofender. ¿Y tú qué aconsejarías? ¿Si tuvieras una profesión pública procederías a borrar tus tuits o cancelar tus perfiles en redes sociales? Ya sabes, lo hablamos en los comentarios 🙂

¿Te ha gustado? Compártelo

2 thoughts on “El caso Zapata: lo que pasa en las redes se queda en las redes

  1. Bea dice:

    Hola Itziar!!
    Cuánta razón tienes!! El error de mucha gente es creer que lo que hacemos en la vida virtual no va a tener ningún tipo de repercusión legal. A pesar de que no existe una legislación específica, se aplican las leyes de la vida “real”. Y eso parece que no lo tenemos muy claro.

    Creo que ya no sólo hay que cuidar el lenguaje por las consecuencias legales que puedan llegar a tener determinadas afirmaciones o acusaciones, sino por empatía y por cordura. Hay mucho (como yo lo llamo) bocachanclas en las redes sociales.

    Recuerdo un caso de hace un mes aproximadamente en el que una mujer estadounidense fue despedida antes de incorporarse al trabajo. No se le ocurrió otra cosa que decir en Facebook que odiaba estar con niños cuando iba a incorporarse de cuidadora en una guardería. ¡Ains, alma de cántaro!

    No vamos a demonizar ahora las RRSS, ¡faltaría más! Muchas personas han encontrado trabajo gracias a ellas, han encontrado a personas desaparecidas, han recaudado fondos para alguna causa benéfica… las redes sociales son maravillosas, pero son un arma de doble filo que si no se usa bien puede traerte algún que otro disgusto. Las RRSS son como un coche: los beneficios de su uso son muchos, pero si lo conduces mal…
    Redes Sociales ¡sí!, pero con sentido común. Censura, ¡no!. Sólo empatía y ponerse en el lugar del otro.

    Como siempre, muy buen post Itziar! Un abrazo!!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Bea!

      Me alegro de que te haya gustado y de que una vez más estemos de acuerdo. Recuerdo perfectamente el caso que dices de los EEUU. Las redes sociales son una herramienta de comunicación estupenda pero en toda comunicación hay que cuidar el mensaje y tener en cuenta el feedback que nos puede llegar del receptor.

      Precisamente esta semana se ha canelado la presentación de un libro infantil en Casa del Libro porque se ha suscitado polémica en twitter ya que su autora en su cuenta de twitter y con seudónimo había lanzado mensajes antisemitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *