Cómo organizarte para llevar un blog (y para lo que quieras)

¿Te ha gustado? Compártelo

cómo organizarte para llevar un blog

Voy a serte sincera: llevar un blog requiere dedicación, esfuerzo y también, cómo no, tiempo. A lo mejor tú eres una de esas personas que dicen:

No tengo tiempo para hacer todo lo que me gustaría. Mis días deberían tener 48 horas.

Todos nos hemos sentido alguna vez así, vivimos en una mundo y una sociedad tan vertiginosos que parece que es imposible llegar a todo. Hoy voy a intentar que le puedas poner remedio a eso y que te organices mucho mejor. A ver si triunfo.

CÓMO ORGANIZARTE PARA LLEVAR UN BLOG Y QUE TE DÉ TIEMPO A (CASI) TODO

Seguro que mientras tú te haces cruces porque no te da tiempo a nada, conoces a personas de las que te preguntas asombrado.

¿Cómo es posible que le dé tiempo a hacer todo eso?

Por ejemplo, es posible que te hayas planteado alguna vez el proyecto de llevar un blog pero finalmente lo hayas desechado con la falsa creencia de que no tienes tiempo para ello. Pues te voy a decir una cosa: te equivocas, tienes tiempo para (casi) todo lo que te propongas. ¿El secreto? Organizarse bien y establecer prioridades.

Paso 1: Analízate a ti mismo y  a tu entorno

Evidentemente como decía Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias”, por eso no tiene sentido trazar objetivos sin ton ni son sin saber si son asumibles en función de tus deseos, tus propósitos y tus circunstancias personales y de tu entorno.

Puede serte muy útil hacerte una lista con todas aquellas cosas que tienes que hacer a lo largo del día, la semana, el mes… te ayudará a tenerlas todas presentes y saber en qué terreno juegas.

Paso 2: Establece prioridades

organizarte para llevar un blog

A mi juicio éste es prácticamente el paso más importante. Te recomiendo que fijes 3 tipos de prioridades:

1. Aquellas cosas que por obligación tienes que hacer sí o sí: Por ejemplo ir al trabajo (en el caso de que tengas la suerte de tenerlo), un dos tres responda otra vez.

Ten en cuenta que las actividades o tareas que pongas en esta parte de la lista no las puedes cancelar ni posponer salvo causa de fuerza mayor (aquí me ha salido la vena de jurista), es decir, enfermedad o imprevisto que tenga todavía más importancia.

2. Aquellas cosas que no son obligatorias pero a las que no quiere renunciar por nada: Por ejemplo, comer con la familia o leer un cuento a tus hijos.

Una vez que hayas cumplido con las tareas del “sí o sí” tienes que organizar el resto de tu jornada de manera que estas cuestiones tengan su hueco adjudicado y no planear nada más durante ese periodo de tiempo que les corresponde.

3. Resto de cosas que hacer: Es decir, todas aquellas que también quieres hacer pero que no son ni urgentes ni absolutamente prioritarias para ti. Trata de buscarles también un hueco al día, a la semana, al mes… pero teniendo en cuenta que ese hueco puede pasar a estar lleno de otras cosas que en su momento te parezcan más importantes o que te apetezca más hacer.

Si quieres escribir un blog estaría bien que decidieras primero a cuál de estos grupos de prioridades pertenece y en función de ello, establecer el frecuencia de publicación:

¿Quieres ganarte la vida con tu blog? Probablemente entonces tenga que estar en el primer grupo de prioridades.

¿Quieres escribir tu blog por afición? Puede que el segundo grupo de prioridades sea un buen sitio para él.

¿Vas a abrir un blog e ir probando qué tal te va? En este caso se iría derechito al tercer grupo y probablemente sin frecuencia de publicación preestablecida.

Paso 3: Ponte un horario

Ya sé que lo de procrastinar está muy bien y todos lo hacemos de vez en cuando. Puede ser hasta saludable, pero yo te recomendaría que incluso para eso establezcas un horario. ¿A quién no le gusta eso de decir: “estas dos horas son para mí y para hacer lo que me dé la gana en el momento”?

Pues eso, que cuando más planificadas tengas las cosas más fácil te será cumplirlas.

Si ya te has decidido por abrir un blog y has fijado (o no) la frecuencia de publicación, estaría bien que decidieras qué día de la semana, de la quincena, del mes o del trimestre vas a dedicarle. Y a ser posible, en qué franja horaria. Obviamente esto no será inamovible pero debes procurar saltártelo sólo en casos realmente excepcionales y justificados.

Paso 4: Los planes están para cumplirlos

cómo organizarte para llevar un blog

Sí, eso es así. Evidentemente no siempre es posible, pero cuando trazas un plan tiene que ser realista y tu intención de cumplirlo debe ser real y firme.

¿Cuántas veces has hecho propósitos de año nuevo sin verdadera convicción y se han quedado en agua de borrajas? No trates de engañarte a ti mismo y cuando decidas hacer un plan de organización pon toda la carne en el asador para cumplirlo.

¿De verdad quieres llevar un blog? Pues ten claro que el que algo quiere algo le cuesta y que cuando llegue el momento de sentarte delante de la pantalla a escribir o a investigar, habrá otras cosas que tendrás que dejar de lado mientras lo haces. No pasa nada, ¿o es que tu propósito de llevar un blog ( o de cualquier otra cosa) era sólo “postureo”?

Paso 5: Aquí y ahora

Seguramente en estos últimos años habrás oído hablar en infinidad de ocasiones del Mindfulness. Es complicado explicar exactamente en qué consiste ya que no soy ninguna experta pero sí te diré que se trata de poner toda tu atención (atención plena) en el aquí y el ahora.

Mi abuela decía que “hay que estar en lo que se celebra” y creo que ésa es básicamente la filosofía del Mindfulness. En este sentido sería recomendable que cuando estés, por ejemplo, preparando un post para tu blog te centre en ello dejando de lado otro tipo de distracciones como por ejemplo el teléfono móvil.

Ya verás como si te centras realmente en el aquí y el ahora el tiempo te cunde mucho más.

Por si te quieres documentar un poco más sobre la práctica del Mindfulness te dejo este artículo que se publicó hace ya tiempo en el periódico “El País”:

Mindfulness: la atención plena

Paso 6: Evaluación de resultado y correcciones

Una vez que hayas puesto en práctica tu programación y te hayas ejercitado en cumplirla durante un tiempo, estaría bien que te parases para ver cómo están marchando las cosas.

¿Has conseguido publicar con la periodicidad que te proponías? ¿El resultado es el deseado?

Ten en cuenta que siempre vas a estar a tiempo para rectificar tu plan y establecer modificaciones. Al final el llevar un blog no deja de ser un laboratorio donde siempre estamos trabajando con las variables prueba-error.

AHORA CUÉNTAME TÚ: ¿CÓMO TE ORGANIZAS PARA LLEVAR UN BLOG Y COMPAGINARLO CON OTROS QUEHACERES?

Para esto como para todo, cada maestrillo tiene su librillo (hoy me estoy pasando con esto de los refranes) y por eso me encantará conocer cómo te las arreglas tú para organizarte con tus tareas pendientes y tus propósitos. Si llevas un blog, con el blog y si no, con el resto de ocupaciones.

Si me lo cuentas en los comentarios seguro que a todos nos sirve de ayuda.

 

 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo

4 thoughts on “Cómo organizarte para llevar un blog (y para lo que quieras)

  1. dice:

    ¡Hola, Itziar!

    La organización es básica incluso cuando se tienen pocas cosas que hacer. Yo tengo dos agendas, un planificador semanal y dos o tres libretas llenas de apuntes: eso en papel. Después, utilizo Trello para saber exactamente cuáles están siendo mis progresos.

    Vale, puede que yo sea exagerada, jajaja. Pero entre que soy pluriempleada, los encargos de mi parte freelance y los dos blogs que llevo, si no hago eso no podría sacarlo todo adelante. De hecho, soy un ejemplo entre los que me conocen de eso que comentas en tu blog. La gente suele decirme que no entienden cómo puedo sacarlo todo adelante: entonces, les enseño mis agendas y por supuesto, les explico que hay que tener mucha fuerza de voluntad para no procrastinar jajaja. Para eso último, como bien dices, me cojo dos horas al día que suelen ser las de después de cenar y hasta que me acuesto y son sagradas.

    ¡Un saludo!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Laura!

      ¡Qué alegría tenerte por aquí!

      Ya veo que tú eres super organizada y que no te hacen ninguna falta mis consejos, ja, ja,ja.

      Desde luego que la fuerza de voluntad es imprescindible y también hay que ejercitarla. De nada serviría una buena planificación si luego no tenemos fuerza de voluntad para llevarla a la práctica. De ahí también la necesidad de que la planificación sea lo más realista posible.

      Gracias por pasarte.

      Un saludo

  2. dice:

    Hola Itziar!!
    Creo que los puntos más importantes (y a la vez más difíciles) son el 2 y el 3.
    Lo curioso es que en nuestros puestos de trabajo (a mí desde luego me pasa), me resulta más fácil diferenciar qué es urgente y prioritario y qué no y establecer un horario para las tareas.
    Pero con el blog (o proyectos más personales) resulta más complicado. Será porque me implico más todavía y pongo tanto empeño a todo que cualquier tarea me parece urgente.

    Últimamente me estoy organizando mejor en este sentido y, la verdad, estoy siendo más productiva. Aunque me queda mucho por pulir, jejeje!!
    Sobre todo he mejorado en seleccionar unas pocas tareas y centrarme en ellas y dejar para otro día las que considero menos urgentes. Pero, como te digo, me falta pulir aspectos como el horario. Todo se andará, jeje!!

    Muchísimas gracias por los consejos. Me vienen de perlas ahora que estoy en plena fase de organización.

    Un abrazo preciosa!!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Bea!

      Me alegro de que me digas que los consejos te sirven.

      La verdad es que a veces es realmente complicado establecer prioridades porque no hay ninguna tarea que queramos dejar de lado. Pero eso sí, si lo intentamos nos daremos cuenta de que merece la pena y que se obtienen muchos beneficios.

      A veces tener un horario para todo es un rollo pero viene bien establecer al menos unas franjas horarias lo más aproximadas posibles. El resultado merece la pena porque parece que el día te da más de sí.

      Ya me contarás tus avances.

      Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *