¿Se puede escribir un blog semanal trabajando a la vez?

escribir un blog semanal trabajando

Hace ya casi 6 meses me planteé un reto y te hice partícipe de él en mi blog: Mantener la periodicidad semanal del blog a la vez que trabajaba. Ya sé que hay multitud de blogueros que lo hacen con buenos resultados, incluso los hay que publican más de una vez a la semana y lo compaginan con diversas tareas, pero para mí que empecé este blog estando en el paro, que no parada, era todo un reto.

Todo lo referente a mi reto por si no lo habías leído lo tienes aquí: Aceptar retos es clave para mejorar tu vida.

Cuando el período de 6 meses que me planteé ha llegado casi a su fin, me propongo analizar si es realmente posible (para mí) escribir un blog semanal trabajando a la vez.

ESCRIBIR UN BLOG SEMANAL Y TRABAJAR, ¿REALIDAD O FICCIÓN?

En primer lugar me gustaría recordar que el trabajo que he estado desempeñando durante estos meses no tenía nada que ver con la temática del blog, sino que se trata de un trabajo relacionado con mi otra formación: el derecho.

Y tú a lo mejor me dices,

¿y qué más da eso, Itziar?

Pues sí que da, o al menos a mí me lo parece, durante mi tiempo de trabajo no he podido profundizar en el tema del marketing digital, la comunicación o las redes sociales como me hubiera gustado, así que no me surgían tantas ideas para mis nuevos posts como cuando me estaba dedicando casi en exclusiva a formarme y trabajar sobre esos temas.

A pesar de ello he seguido leyendo las publicaciones y actualizaciones de mis compañeros blogueros sobre estas cuestiones, pero claro, en menor cantidad.

Dicho esto, voy con el balance de mi reto de estos 6 meses:

PROS Y CONTRAS DE ESCRIBIR UN BLOG SEMANAL Y TRABAJAR A LA VEZ

 

escribir un blog semanal trabajandoVENTAJAS:

  • Si llevas un blog sobre un tema que te motiva, una de las ventajas de seguir haciéndolo aunque cuentes con menos tiempo es que no te desvinculas totalmente de él.
  • Demuestras que eres una persona constante y comprometida. ¿Cuántas promesas y propósitos de esos que haces o te haces al empezar el año acaban cayendo en saco roto? Mantener un blog con un periodicidad fija va más allá de las palabras y deja constancia de lo que eres capaz.
  • Conoces tus límites: Qué os voy a contar a todos los que sois papis y mamis y además blogueros. A veces hay imprevistos que te impiden cumplir con tus compromisos pero no por eso vas a dejar de intentarlo, ¿no? Intentarlo es la única forma de saber hasta dónde puedes llegar.

INCONVENIENTES:

  • El cansancio. No es lo mismo dedicarte en cuerpo y alma a una actividad, que compaginarla con otras. Esto último enriquece tu vida pero también contribuye a aumentar tu cansancio, para qué te voy a engañar.
  • Falta de inspiración: La vorágine del día a día te envuelve y de la misma manera que a veces la realidad que te rodea puede resultar inspiradora, otras veces la rutina ahoga tu creatividad.
  • Falta de tiempo: Esto no hace falta que lo explique, ¿verdad que no?

Dicho esto…

¿CÓMO HA IDO MI RETO?

A ver ese redoble de tambores…

Mi reto ha sido….

¡CASI CONSEGUIDO!

¿Qué por qué casi? Si no he contado mal, han pasado 26 semanas desde que te informaba aquí en el blog sobre el contenido de mi reto. Durante ese tiempo he publicado la friolera de 21 entradas. 

Teniendo en cuenta que desde un prinicpio me planteé tomarme un respiro en Navidad y otro más cortito en Semana Santa, sólo lo he incumplido a primeros de año por un fallo técnico totalmente imprevisto (se me murió el pc) por lo que no pude publicar durante un breve tiempo con la periodicidad deseada.

En este sentido estoy bastante contenta porque si tienes en cuenta que mi ausencia de la blogosfera se debía a fuerza mayor, se podría decir que he aprobado con nota.

Con lo que no estoy tan contenta es con mi otro compromiso de seguir comentando en otros blogs. Lo he hecho de vez en cuando, no te lo voy a negar, pero mucho menos de lo que realmente me hubiese gustado. ¡Qué se le va a hacer! Está visto que el tiempo a veces no da para todo.

¿Y A PARTIR DE AHORA?

escribir un blog semanal trabajando

Analizado el camino que me ha llevado hasta aquí toca reflexionar y mirar hacia delante.

Mi contrato de trabajo toca a su fin :'( y eso en teoría quiere decir que tendría más tiempo para dedicarlo al blog pero no sé si realmente va a ser así en los próximos meses, puesto que me he embarcado en algunas cosillas que me obligarán a hacer varios exámenes próximamente. Es por eso que he decidido lo siguiente:

  • Visto que me he demostrado a mí misma que soy capaz de ser constante y seguir publicando semanalmente si me lo propongo, ahora he decidido NO HACERLO. No te alegres tanto que no te vas a libras de mí tan fácilmente 😉 , el blog seguirá aquí y seguirá siendo tu casa pero necesito espaciar más las publicaciones para poder respirar un poco.

No te puedo decir todavía cada cuánto publicaré, ni siquiera si habrá una periodicidad fija, pero volver, volveré fijo. Aprovecharé esta época en que todo el mundo sale más a la calle y navega menos por internet para organizarme.

  • A “Social Media sin enredos” le queda cuerda para rato, o eso espero. Confío en que para ti siga siendo uno de esos amigos a los que quizá no ves con la frecuencia que te gustaría pero que sabes que siguen estando ahí.

Y para terminar este balance de mi reto, necesito tu colaboración. Me gustaría que me dijeras qué te parece mi decisión y también que te sincerases conmigo y me contaras si crees que la calidad de mis contenidos ha bajado en estos últimos meses, es una cuestión que me preocupa y sólo puedo aclararla con tu ayuda, así que como siempre, tienes los comentarios a tu entera disposición.

¡Hasta muy pronto!

 

 

 

 

13 libros (o más) para leer cuando no tienes tiempo

leer cuando no tienes tiempo

Estoy de acuerdo con Vargas Llosa en que posiblemente aprender a leer es lo más importante que un ser humano puede aprender, lo que más puertas le abre, algo que por tanto, no se debe dejar de hacer por falta de tiempo. El tiempo, si se busca, casi seguro que se encuentra.

Así que como acabamos de celebrar el día del libro, he decidido dedicar esta entrada a recomendar algunos libros que podrás leer aunque no tengas tiempo o tengas muy poco, ¿quieres conocerlos?

Continue reading  

¿Merece la pena tener perfiles ocultos en redes sociales?

perfiles ocultos en redes sociales

Esta semana sobre todo te quiero hacer una pregunta: ¿Merece la pena mantener perfiles ocultos en las redes sociales? Voy a exponer lo que yo pienso pero espero que esta vez, tú hables más que yo.

¿A QUÉ ME REFIERO CON PERFILES OCULTOS EN REDES SOCIALES?

En primer lugar quiero hacer una matización. Sé que estos perfiles tienen la denominación oficial de “perfiles privados” pero yo he preferido llamarlos “perfiles ocultos” por distinguir un poco de aquellos perfiles de usuarios que mantienen un perfil para todo lo referente a su vida personal y sus aficiones, y otro referente a su vida puramente profesional.

Pero bueno, que lo llames como lo llames, cuando yo hablo de perfiles ocultos en redes sociales me estoy refiriendo a este tipo de perfiles privados:

perfiles ocultos en redes sociales

Dicho esto, te voy a plantear mi reflexión y después me gustaría que me dijeses si estás de acuerdo conmigo o lo ves de otra manera.

¿TIENE SENTIDO MANTENER PERFILES OCULTOS O PERFILES PRIVADOS EN REDES SOCIALES?

Las redes sociales son un escaparate: ¿Te gusta sólo ir de compras o también ir a “mirar escaparates”? Pues las redes sociales son un gran escaparate donde podemos exponer una parte de nosotros mismo y conocer una parte de los demás.

escaparateEstoy plenamente de acuerdo con la cita que encabeza este artículo y que dice que si no quieres que algo lo sepa mucha gente, no se lo cuentes a nadie.

Es precisamente por eso por lo que considero que no merece demasiado la pena tener un perfil privado u oculto en las redes sociales. Siempre habrá personas que tengan acceso a él y aunque no lo creas, a partir de esas personas en las que confías y a las que das acceso, tu información también se puede difundir.

♦ Desde mi punto de vista, si estás en redes sociales es precisamente para relacionarte con otras personas con las que quizá no te hubieras cruzado de otro modo. Es para socializar. Si te creas una cuenta pero no dejas a la gente acceder a tus publicaciones, creo que te estás perdiendo muchas cosas.

Existen otras plataformas para compartir de forma más privada. Es evidente que siempre habrá cosas que no querrás compartir con todo el mundo, pero entonces, ¿por qué no utilizas otras plataformas más privadas? El correo electrónico, una llamada de teléfono e incluso un whatsapp permiten una comunicación menos expuesta, más de persona a persona.

Eso sí, todas estas argumentaciones admiten matices. Y los míos son éstos:

ENTIENDO LOS PERFILES OCULTOS O PRIVADOS EN REDES SOCIALES SI:

Quieres diferenciar tu faceta personal de tu faceta profesional. Y por ello mantienes, por ejemplo, un perfil acerca de tu actividad como emprendedor y otro acerca de tus cosas más personales que sólo compartes con ciertos elegidos.

De todas formas, acerca de esto también te diría que viene muy bien mezclar de vez en cuando UN POQUITO lo personal y lo profesional. Te lo contaba hace ya tiempo en este artículo:

¿Por qué unir lo personal y lo profesional en un blog?

Utilizas las redes sociales para informarte y no quieres publicar nada. Aunque en ese caso, ¿qué más te da? Puedes tener un perfil más o menos aséptico sin necesidad de que sea un perfil privado u oculto.

perfiles privados en redes sociales

Destinas unas redes sociales a un uso más personal (con perfil privado u oculto) y otras para adquirir visibilidad. Así, por ejemplo, mucha gente conecta en Facebook sólo con sus amigos y en Twitter o en Linkedin con un abanico mucho más amplio.

No te interesa forjarte una marca personal online. Lo tuyo es tuyo y punto. Y como tal tienes derecho a compartirlo con quien te dé la real gana. ¡Faltaría más! Eso sí, si pretendes ir construyendo una marca personal en la red, ten en cuenta que deberás dar a tus perfiles una mayor visibilidad. Y además de hacerlos visibles tendrás que considerar aspectos como los que te comentaba aquí:

¿Qué comunican tus perfiles en redes sociales?

MI CONCLUSIÓN

En resumen, que yo (y hablo por mí, no pretendo para nada sentar cátedra), mantengo perfiles públicos en las redes sociales y si hay algo que no quiero que la gente sepa (o que parte de la gente sepa) no lo publico en las redes sino que se lo hago saber únicamente a las personas que quiero que sean destinatarios de esa información, y siempre teniendo en cuenta que si divulgas algo, por mucho cuidado que tengas, se puede convertir en vox populi.

TE PASO LA PELOTA

Pero ahora quiero que contrastemos opiniones y para ello, dejo caer la pelota en tu tejado. ¿Tienes perfiles ocultos o privados en redes sociales? ¿Crees que tiene sentido? ¿Para qué sirven? ¿Estás de acuerdo con mi conclusión o quieres llevarme la contraria? Déjamelo en los comentarios que si no, me voy a quedar con las ganas.

Aceptar retos es clave para mejorar tu vida

aceptar retos

Por regla general todos somos bastante comodones. Sí, tú también, no lo niegues. O a lo mejor no y eres la excepción que confirma la regla. En cualquier caso, de vez en cuando conviene aceptar los retos que la vida nos pone por delante, aunque tengamos que renunciar un pelín a nuestra comodidad. De eso va mi reflexión de esta semana.

POR QUÉ TE CONVIENE ACEPTAR RETOS

Como nuestro instinto de buscar la comodidad pesa mucho, voy a darte algunas razones para convencerte de lo conveniente que puede ser para ti aceptar algún que otro reto de vez en cuando:

  • Los retos fortalecen tu fuerza de voluntad: 

Si buscas la definición de reto en el Diccionario de la Real Academia Española te encontrarás con lo siguiente en la quinta acepción: “Objetivo o empeño difícil de llevar a cabo y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta”.

Por lo tanto, si tienes que acometer una tarea difícil, será necesario que pongas gran empeño y así conseguirás que poco a poco tu fuerza de voluntad se vaya consolidando.

La fuerza de voluntad es esencial para muchos aspectos de la vida y siempre te vendrá bien ejercitarla. ¿Eres de los que se rinde a la primera dificultad? Plantéate un reto y pon todo de tu parte para conseguirlo. Lo logres o no, tu fuerza de voluntad se reforzará seguro.

  • Te permiten conocerte mejor:

A lo mejor piensas que te conoces de sobra, pero te aseguro que no es así. Es en las situaciones difíciles y complicadas cuando descubrimos rincones de nuestra personalidad que hasta ese momento habían permanecido ocultos.

Cuando afrontas un reto e intentas lograrlo, descubres muchas cosas nuevas sobre ti mismo. Seguramente algunas de esas cosas te gustarán y otras no, pero en cualquier caso, no está de más conocerlas. Eso te permitirá tomar decisiones en el futuro de una forma más acertada.

  • Te hacen crecer:

mi postura

Estar instalado en la comodidad es como estar protegido por los adultos cuando eres pequeño. Crecer, en el sentido literal de la palabra, implica ir afrontando nuevos desafíos por nosotros mismos, sin la red protectora de nuestros mayores.

Por eso cuando asumes un desafío y luchas por conseguirlo te vas haciendo más fuerte y más maduro a medida que recorres el camino hacia la meta. No debes dejar nunca morir al niño que llevas dentro, pero tampoco se trata de ser un eterno adolescente, ¿no?

  • Te estimulan:

Seguro que alguna vez te ha pasado: Te das cuenta de que llevas una temporada un poco apático sin especial interés por nada, nada te llena. De repente, se te presenta una dificultad y el intentar vencerla te hace salir de tu letargo y ponerte las pilas. Una vez superada te das cuenta de que te ha servido de estímulo y valoras más lo que tenías anteriormente.

Sí que es verdad eso que dicen de que no valoramos las cosas hasta que las perdemos (o las vemos en peligro). En este sentido un reto te puede enseñar a valorar más la vida que llevas cuando no tienes que afrontar dificultades especiales.

  • Te benefician los superes o no:

Otra de esas frases que tanto me gustan dice que viajar no es alcanzar un destino sino disfrutar del camino.

Pues aceptar un reto supone iniciar un viaje, un viaje de auto-conocimiento, de superación y de mejora. ¿Y sabes lo mejor de todo? Que incluso aunque finalmente no consigas el objetivo marcado, la lucha por conseguirlo te habrá enriquecido y habrás aprendido mucho más de lo que creías al empezar. ¿No te apetece probarlo?

CÓMO DEBERÍA SER TU RETO

Hay multitud de retos que te puedes plantear. De todo tipo: en tu vida personal, en tu vida profesional, referidos a tu vida interior… pero si algo está claro, es que para que el reto tenga los efectos deseados debe cumplir estas características:

Ser asumiblePlantearte locuras imposibles sólo te llevará a frustrarte al ver que no puedes alcanzarlas y a tirar la toalla antes de tiempo.

♥ Ser medible: Aquí pasa como con los objetivos en marketing, si el resultado no se puede medir, si no puedes estar seguro de si has conseguido el reto o no, no sirve de nada.

♥ Implicar sacrificio: Asumible sí, pero no sencillo. Si el reto que te planteas no requiere un cierto sacrificio por tu parte es que te estás engañando a ti mismo y para eso mejor te quedas como estás, ¿no te parece?

aceptar retos

CUÁL ES MI RETO

Seguramente según ibas avanzando en la lectura de este post te ibas preguntando:

¿A dónde quiere llegar Itziar con toda esta chapa?

Bueno, en realidad espero que no te haya parecido una chapa. Pero tienes razón, todo esto era porque quería contarte que en los próximos meses yo sí que he decidido aceptar un reto. Verás:

Tras bastante tiempo en el paro me ha salido un trabajo. No es un trabajo estable, mi contrato tiene una duración de 6 meses y después c’est fini pero aún así estoy muy satisfecha de haberlo conseguido.

No se trata de un trabajo relacionado con la temática de este blog pero sí con mi formación anterior: el derecho.

Durante estos 6 meses que tengo por delante, aparte de emplearme a fondo en el trabajo y tratar de dar lo mejor de mí he decidido aceptar el siguiente reto:

No dejar de lado las formaciones a las que ya me había comprometido con anterioridad y que ya tengo iniciadas.

– Y lo que espero que sea más importante para ti: Seguir adelante con las publicaciones semanales en el blog. Posiblemente haga un pequeño paroncito allá por las Navidades pero aparte de eso, espero poder seguir con el ritmo de publicaciones.

Para cumplir con estos objetivos tendré que reorganizar mis horarios y no podré seguir cumpliendo a rajatabla mi método para escribir un post semanal del que te hablaba hace algunas semanas, pero espero arreglármelas para seguir publicando cosas de tu interés.

Posiblemente también tendré que renunciar a algunas cosillas pero ya se sabe esa otra frase que dice algo así como que no existe la falta de tiempo sino las distintas prioridades. Y me apetece probar.

Eso sí, te tengo que pedir una cosa:

QUÉ ES LO QUE ESPERO DE TI EN RELACIÓN CON MI RETO

  1. Que tengas paciencia conmigo: A lo mejor con estos cambios me cuesta un poco coger el ritmo y los artículos que escriba no siempre resulten tan interesantes. Intentaré no bajar el nivel pero si alguna vez lo hago, no te impacientes. También puede ser que comente menos en tu blog o que tarde más en responder a tus comentarios por aquí, pero ya sabes que es por una buena causa 🙂
  2. Que te sigas pasando por aquí: No me abandones, yo nunca lo haría. Sigue pasándote por el blog durante estos meses, por favor. Esta también es tu casa y sin tus visitas, todo este esfuerzo no tendría ningún sentido.
  3. Que me dejes comentarios para animarme a seguir: Bueno, incluso te dejo que me dejes comentarios para criticarme o advertirme si consideras que no lo estoy haciendo lo suficientemente bien.
  4. Que me perdones si fallo: Como te decía, voy a intentar seguir publicando cada semana pero hay que ser realista y asumir que quizá no siempre me sea posible. A lo mejor no consigo superar este reto pero estoy dispuesta a intentarlo con todas mis fuerzas. Si alguna semana falto, no pienses mal, volveré.
  5. Que te unas a mí: ¿Qué tal si ahora que ya estamos en el último mes del año te unes a mí y te planteas tú también un reto? Si te animas, estaré encantada de conocer el tuyo en los comentarios.

¡Hasta la semana que viene! (Espero)

 

 

 

Lo que un marketero puede aprender de los estudiantes

marketero aprender de los estudiantes

Si hay algo que he sido toda la vida es estudiante. Todavía lo soy. Apenas recuerdo algún período de mi vida en el que no haya estado estudiando algo. Por suerte, estudiar siempre se me ha dado bien. Además he estado reflexionando y he visto que hay muchas cosas que un marketero puede aprender de los estudiantes. Te las traigo en este post.

8 LECCIONES QUE UN MARKETERO PUEDE APRENDER DE LOS ESTUDIANTES

Creo que esta entrada puede ser útil a todo el mundo porque todos en algún momento de nuestra vida hemos sido estudiantes, así que no será difícil recordar esa época y aplicar estas lecciones. Como este blog va de lo que va, yo me voy a centrar en aquello que tú, marketero, puedes aprender de los estudiantes.

1. Aprende algo todos los días:

Un estudiante va todos o casi todos los días a clase y aunque no lo parezca, sólo por esa razón ya aprende algo cada día. Puede ser algo muy importante o más banal, pero todos los días aprende algo.

Si te dedicas al marketing toma ejemplo y trata de que no pase un solo día sin que aprendas algo nuevo: puede ser una novedad de las redes sociales, la utilización de un nuevo widget para tu blog o dónde encontrar las mejores imágenes… da igual, cualquier cosa, pero si cada día aprendes algo, en un corto periodo de tiempo tus habilidades como marketero habrán mejorado mucho.

2. No lo dejes todo para el último día:

Sí, ya sé que siendo estudiantes todos hemos dejado algo para el último día alguna vez, pero apliquemos la primera lección y veamos qué aprendimos de esa experiencia.

Las cosas no van bien cuando lo dejas todo para el final. Si asimilas las cosas con tiempo y poco a poco los agobios son menores y los resultados mejores, ¿a que sí?

Pues aplícate el cuento, para conseguir resultado en marketing hace falta ser constante, los resultados no llegan de un día para otro, hay que tener paciencia. Debes planificar tus acciones e ir probando cuál es el método que mejor funciona para cumplir los objetivos deseados.

3. Conoce a la persona que te evalúa:

Para un estudiante no siempre es posible, pero está claro que cuando conoce al profesor que lo va a evaluar siempre tiene una idea de por dónde van a ir los tiros en el examen: qué tipo de preguntas es posible que caigan, cuáles puntuarán más y cuáles menos…

Para un marketero es incluso más fácil. Tú como marketero conoces a tu cliente o al menos deberías, por eso debes saber lo que le gusta y lo que necesita. Hacer una buena segmentación de segmentación del público objetivo es fundamental. En el siguiente artículo, José Facchin te enseña cómo hacerlo de la mejor manera posible:

¿Cómo identificar el target o público objetivo de tu negocio?

4. Desarrolla tu capacidad analítica:

marketero aprender de los estudiantes

¿Cuántas veces te han dicho eso de que no se trata de aprenderte la lección de memoria sino de entender lo que estudias?

Pues en marketing pasa lo mismo. Las acciones de marketing no deben plantearse a lo loco, hacer por hacer. Todo debe tener un sentido y responder a un objetivo. Por eso es muy importante plantearse objetivos a corto, medio y largo plazo y vigilar si se van cumpliendo.

5. Trabaja en equipo:

¿A que cuándo un tema o un ejercicio te parecía demasiado complicado, estudiarlo junto con otros compañeros hacía que te resultara más fácil?

En el estudio, en el marketing y en casi todo en la vida, cuatro ojos ven más que dos (Itziar patrocina el refrán de la semana 😉 ). Así que si a la hora planfiicar y aplicar las estrategias de marketing para tu cliente puedes contar con la ayuda de algún compañero, mejor que mejor.

Colaborar con otros marketeros puede ser tremendamente útil: se trata de no ver a los otros como competidores sino como compañeros y establecer en la medida de lo posible sinergias con ellos.

6. Realiza actividades extraescolares:

 ¿Eras de los que de pequeño sólo ibas al cole o tenías alguna que otra actividad extraescolar después? Seguramente lo segundo. Yo iba a música y a inglés. A inglés para reforzar y mejorar lo aprendido en el colegio y a música para desarrollar mi lado más creativo. Las dos actividades me ayudaron en un sentido o en otro.

Como marketero toma ejemplo también en esto de los estudiantes y trata de aprender otras cosas aparte de marketing que puedan reforzar y dar brillo a tu actividad marketiniana. Hay multitud de cosas: redacción, retoque fotográfico de imágenes, SEO, SEM, analítica, email marketing, storytelling, copywriting, fotografía… la lista es larguísima ¿qué otras disciplinas se te ocurren a ti?

7. Mide los resultados:

 Si estudias mucho pero al final no apruebas, no sirve de nada. Bueno, de algo sí que sirve porque seguro que alguna cosilla has aprendido, pero también estudias para aprobar, ¿a que sí? Y si puedes sacar sobresaliente mejor que mejor.

En el marketing pasa lo mismo. Como marketero trabajas para conseguir resultados, si planificas e implementas de forma muy cuidadosa tus estrategias y acciones de marketing pero no consigues los resultados deseados, ¡menudo chasco! Por eso es tan importante que aprendas a medir los resultados, para saber qué es lo que estás consiguiendo y qué tienes que cambiar para conseguir algo mejor.

Existen multitud de herramientas tanto gratuitas como de pago para medir la efectividad de los distintos aspectos de una campaña de marketing. En lo que se refiere a medir las visitas a tu web o blog la más imprescindible es Google Analytics. Una vez más recurro al gran José Facchin y al “Megatutorial de analítica web para novatos” que publicó en su blog Daniel Bocardo.

8. No te rindas:

marketero aprender de los estudiantes

Seguro que alguna vez alguna asignatura o disciplina se te ha resistido. En mi caso el paradigma fue el examen práctico del carnet de conducir (mejor no te cuento cuántas veces lo tuve que hacer para aprobar) pero oye, no me rendí y al final aprobé.

Por eso lo que como marketero debes aprender de los estudiantes es a no rendirte, no tirar la toalla. Si no obtienes los resultados que deseas la primera vez sigue intentándolo, mejora tu método o encuentra uno nuevo y te aseguro que antes o después los resultados llegarán. El marketing es uno de esos campos en el que el sistema prueba-error es fundamental.

Estas son las lecciones que se me han ocurrido a mí que un marketero puede aprender de los estudiantes, pero seguro que hay muchas más. ¿Cuáles se te ocurren a ti? En los comentarios estaré encantada de escucharlas.

Apps y redes sociales solidarias

Apps y redes sociales solidarias

Hace ya unas cuantas semanas que me puse un poco negativa y en este artículo te contaba cuál es el lado oscuro de la tecnología, ¿te acuerdas?

Bueno, pues esta vez quiero compensar y de alguna forma hacer lo contrario, porque la tecnología también nos puede ayudar a mejorar las relaciones con nuestros semejantes y a solidarizarnos con ellos. Por eso te voy a presentar algunas apps, webs y redes sociales que nos están ayudando a ser más solidarios, ¿o quizá no?

Continue reading  

Reseña de “Todo un viaje” de Silvia Abascal

Silvia Abascal

Desde que este blog inició su andadura siempre tuve en mente incluir en él reseñas de libros que fuera leyendo sobre la temática del marketing digital y el social media. Lo curioso es que en estos 5 meses de recorrido he leído algunos libros sobre esos temas pero no me he decidido a escribir su reseña. Sin embargo, hay un libro de otro tipo que sí he decidido reseñar en el blog. Se trata de “Todo un viaje” el libro en el que la actriz Silvia Abascal cuenta su experiencia tras sufrir un ictus y tener que operarse de una malformación vascular congénita en el cerebro.

Continue reading  

¿Conoces el lado oscuro de la tecnología?

 

lado oscuro tecnología

 

Siento decepcionarte si eres un fanático de las nuevas tecnologías, pero voy a darte una mala noticia: la tecnología también tiene un lado oscuro, sí, como la fuerza de Star Wars. ¿Ah? ¿Que ya lo sabías? Debería habérmelo imaginado.

No te creas que soy una de esas detractoras de toda nueva tecnología, ¡Qué va! Creo que la tecnología existe precisamente para hacernos la vida más agradable y más fácil, que no es una enemiga sino una aliada, pero claro, su desmesurada utilización también puede volverse en contra de nosotros.

Continue reading