Marketing emocional: el arte de tocar la fibra sensible

marketing emocional

Muchas veces estamos saturados de tanta información como recibimos a diario, la famosa infoxicación. Precisamente por eso para que una campaña de marketing o publicidad nos mueva a actuar y consiga conversiones, debe ser capaz de tocar nuestra fibra más sensible. De eso se encarga el marketing emocional.

QUÉ ES EL MARKETING EMOCIONAL

Imagínate esta situación: Te encuentras depre, el día es lluvioso, hace frío, te apalancas en el sofá haciendo zapping con el mando a distancia, pero no encuentras nada que realmente sea de tu interés. Después de una semana agotadora de trabajo sólo quieres vegetar y no hacer nada, no pensar.

De repente suena el teléfono y aunque te debates entre si coger o no la llamada (no tienes ganas de hablar con nadie), finalmente ves que es un amigo quien te llama y decides atenderle. Tu suerte ha cambiado en cuestión de segundos, tu amigo te propone un plan genial que no puedes rechazar, que no quieres rechazar por nada del mundo, ¿por qué? Porque te ha emocionado, porque la idea de poner en práctica ese plan ha hecho que tu cansancio y tu aburrimiento se evaporen como por arte de magia. ¡Bingo! Te ha hecho sentir algo así:

marketing emocional

Si esa propuesta de tu amigo fuese una campaña de marketing realizada por una empresa o una marca, habrían dado en el clavo, porque sin perder tiempo te pondrías manos a la obra para adquirir el producto o servicio publicitado. Estarías siendo objeto de una campaña de marketing emocional muy efectiva.

Ya sé que no es una explicación muy ortodoxa pero creo que te habrá servido para hacerte a la idea de qué es el marketing emocional. Si quieres una explicación un poco más técnica, se trata de promover en tu público potencial sentimientos y emociones favorables hacia tu marca.

PASOS PARA HACER UN BUEN MARKETING EMOCIONAL

  1. Define a tu cliente potencial: ¿Cómo vas a conseguir emocionar a alguien si no sabes quién es y cómo es? Intenta especificar lo máximo posible. Ten en cuenta los factores sociológicos, psicológicos, poder adquisitivo, aspiraciones etc
  2. Decide qué emociones quieres despertar en él: Según cual sea el producto o servicio que quieres ofrecer tendrás que jugar con unas emociones y sentimientos distintos:

♣ Rabia contra las injusticias, por ejemplo, si lo que pretendes es que se haga colaborador de tu ONG.

♣ Ternura si quieres que adquiera un producto destinado al cuidado de los bebés.

Alegría si lo que tratas de vender son productos o servicios destinados al ocio.

♣ Miedo si lo que tu marca pretende es mejorar su seguridad.

Podría seguir enumerando sentimientos, pero creo que éstos son suficientes para que te des cuenta de que cualqluier sentimiento que consigas despertar en el receptor del mensaje puede ser útil siempre que tengas claro cuál va a ser, y para qué le va a servir a tu marca.

3. Busca la manera de comunicarlo de forma efectiva: Tienes que encontrar la forma más efectiva de despertar esas sensaciones y sentimientos en el potencial consumidor. Un error en esta parte del proceso podría ser fatal. Por eso es tan importante que conozcas a tu público potencial y que seas capaz de ponerte en su lugar, en su piel.

4. Relaciona los valores de tu marca con la satisfacción de las expectativas de tu cliente: Haz que valore tu producto y que se sienta identificado con aquello que le propones. Consigue que se establezca una relación de afectividad entre tu cliente y tú. Las comunicaciones de persona a persona a través de las redes sociales pueden ayudarte mucho en ese sentido.

¿Cómo conseguir todo esto? La publicidad emocional puede ser un buen método. Te presento un buen ejemplo:

UNA BUENA CAMPAÑA DE PUBLICIDAD EMOCIONAL: 75 ANIVERSARIO DE “EL CORTE INGLÉS”

¿Has visto la nueva campaña con la que El Corte Inglés celebra sus 75 años de vida? Mira:

A mí me encanta. Creo que ha dado en el clavo apelando a la nostalgia y haciéndonos ver cómo sus productos han formado parte nuestra vida desde que podemos recordar. ¿A quién no le gusta recordar los buenos momentos? Si una marca puede conseguir que asocies los buenos momentos de tu vida a sus productos, te puedo asegurar que ya tiene mucho ganado.

Pero es que El Corte inglés ha ido más allá porque ha creado en su web un nuevo departamento de sus centro comerciales: El Departamento de historias. Con un lema muy simple pero muy efectivo desde el punto de vista del marketing emocional, “Tu historia es nuestra historia“, hace sentir al cliente que forma parte de la trayectoria de la marca y que nada hubiera sido lo mismo sin él. En una palabra: le hace sentir especial.

Además invita a los clientes a que dejen sus anécdotas con El Corte Inglés bien sea en forma de vídeo, foto, texto o audio, ¿no te parece buena idea? Si quieres participar sólo tienes que visitar esta página.

¿Qué otros ejemplos de marketing emocional o publicidad emocional conoces? ¿Crees que es verdaderamente efectiva o te deja frío? Estoy deseando conocer tu opinión a través de la sección de comentarios.

Animales en publicidad: ¿Por qué son tan efectivos?

animales en publicidad

Nunca fui una niña que pedía muchos regalos pero sí hay algo que pedí durante años, desde que aprendía a hablar hasta los 9 años en que por fin lo conseguí (creo en la insistencia): un perrito. Me costó convencer a la familia pero finalmente Alai, un pequeño caniche apricot de sólo 5 semanas llegó a nuestras vidas y nos acompañó durante 14 años. Hace ya más de 11 años que se fue al cielo pero al menos yo lo recuerdo cada día. Pensando en él y reflexionando un poco me he dado cuenta del peso que los animales tienen en publicidad y me he propuesto analizar la causa.

¿POR QUÉ TRIUNFAN LOS ANIMALES EN PUBLICIDAD?

  • Porque despiertan nuestro lado más tierno: Aquí entra en juego una vez más el marketing emocional. En nuestra sociedad hay cada vez más gente sensibilizada con los animales, verlos en la pantalla (sobre todo si son cachorros o crías) nos recuerda nuestro amor por ellos y hace que una serie de sentimientos positivos se activen en nosotros a la vez que recibimos el mensaje del anunciante.

Te lo confieso: a mí cada vez que veo al perrito de Scottex, ¡me entran unas ganas de achucharlo…!

  • Impactan en un target muy amplio: Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. A lo mejor la tuya es una marca que no tiene del todo claro quién es exactamente su público objetivo o tal vez es que se trata de un público muy amplio. En ese caso no tienes nada que perder: hombre y mujeres adultos, niños, ancianos seguro que todos se fijan en el anuncia si aparecen animales en él, ¿será porque somos conscientes de que tenemos muchas cosas en común con ellos? Llámalo egocentrismo o como quieras, pero funciona.
  • Son recordados durante más tiempo: Vamos a hacer una prueba, ¿Cuántas veces has visto un anuncio y al de dos minutos ya lo habías olvidado? Ahora piensa un poco en todos los anuncios que puedas recordar en los que los animales tienen un papel protagonista, ¿a que son un montón?

Pues ése es otro de los objetivos de la publicidad, ¿no? Permanecer en nuestra memoria. Las campañas protagonizadas por animales lo consiguen.

  • Son un recurso fácil para hacer humor: ¡Y ojo! Con lo de recurso fácil no quiero decir menos valioso. Es verdad eso que dicen de que cuando nos cuesta conseguir las cosas es porque merecen la pena pero… ¿Es que acaso no merece la pena sacarle una sonrisa a alguiente? También se dice que un día sin sonrisas es un día perdido. Otra vez a vueltas con el marketing emocional, si alguien se ríe con la campaña de tu producto ya tienes mucho ganado.

A mí como lectora me encantan los posts con ejemplos prácticos así que ahora que ya te he enumerado las causas por las que los animales en publicidad funcionan, voy a enseñarte algunos ejemplos.

ALGUNOS EJEMPLOS MUY EFECTIVOS DE ANIMALES EN PUBLICIDAD

  1. Campaña de TVE española con el perro Pipin: 

¡Anda que no ha llovido desde que Televisión Española lanzó esta campaña! En enero hará la friolera de 27 años. Sin embargo, yo todavía lo recuerdo con cariño y si tú eres más o menos de mi quinta seguramente también te acordarás.

Es curioso que una televisión haga publicidad para tratar de conseguir que los niños vean menos la tele y practiquen otras actividades, pero bueno, si lo piensas bien también ahora hay anuncios de televisiones tratando de promover una vida saludable. En este sentido creo que no ha habido campaña más impactante que ésta del perro Pipin que está triste porque su pequeño dueño ya no le hace caso. Seguro que mientras lo ves sueltas más de un “¡Ohhh!” Prueba, prueba y me lo cuentas.

2. Citröen: Historia de amor entre 2 perros

¿Quién podría no sentirse identificado con una historia de amor frustrada? En este caso Citröen utilizó este anuncio para crear un storytelling muy efectivo en el que su desafortunado y enamorado protagonista viajaba para su desgracia en el Citröen C3 que apenas tenía necesidad de repostar y por esa circunstancia perdía el contacto con su amada. Casi casi como Romeo y Julieta pero en versión perruna 🙂

3. Voltadol Forte: El gato como narrador

A veces tenemos la sensación de que nuestras mascotas son quienes mejor nos comprenden, ¿a que sí? Pues Voltadol lo sabe y por eso este adorable gatazo nos narra cómo ha sido el día de su dueña que aunque sufre de dolor articular cuando se echa la bendita pomada se queda como nueva y tiene cuerda para rato. ¿Crees que el anuncio sería igual de efectivo si eso mismo nos lo contara la dueña? Yo creo que no, al menos seguramente no recordaría el anuncio.

4. Pancho se forra

Seguro que a estas alturas del post ya sabes cuál es mi animal favorito. Y hablando de perros no me podía olvidar de súper Pancho, probablemente el animal más conocido de la publicidad en este país.

Seguro que tú también recuerdas los anuncios que protagonizaba y que cumplían a la perfección 3 objetivos: un storytelling efectivo, sacarte una sonrisa y sentir ternura por el pobre Panchito que estaba esclavizado por su egoísta dueño hasta que afortunadamente se fuga con el bote de La Primitiva. Imposible olvidarlo, ¿no?

Hasta aquí mi análisis de los animales en la publicidad pero no me puedo resistir a preguntarte: ¿Te gustan los anuncios protagonizados por animales? ¿Crees que cumplen con su objetivo? ¿Cuáles son tus preferidos? Si te apetece, cuéntamelo en los comentarios y así charlamos un rato.

La publicidad clásica también funciona

 

inteligencia

Había pensado en escribir esta segunda entrada del blog sobre otro tema, pero de repente, comenzó a emitirse el anuncio de las rebajas de “El Corte inglés” y su eslogan me llamó la atención. Un eslogan que han mantenido tanto en las rebajas de invierno como en las de verano.

“Te mereces unas rebajas como estas”

 

En otras versiones del mismo se añade el “y lo sabes” tan propio de los chistes que circulan por la red con Julio Iglesias como imagen. Ya sabes a cuáles me refiero, ¿no? No me vayas a obligar a reproducir aquí la famosa foto.

 Bueno, pues a lo que iba, que cuando escuché el lema publicitario de estas rebajas me dije:

 – “Pues es verdad eso que se decía en la “Verbena de la paloma” de que hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad, pero no es menos cierto, que en todos los siglos que llevamos sobre la faz de la tierra, los seres humanos no hemos cambiado demasiado”.

Gorilla

 

Seguramente estarás pensando:

 – “A esta tía se le ha ido la olla.”

 Pero nooo, sé lo que me digo. Ya sé que físicamente hemos evolucionado bastante desde el hombre de Neanderthal, y tecnológicamente estamos a años luz de aquellas épocas, pero si te fijas, nuestro ego se sigue sintiendo halagado por las mismas cosas. Y lo publicistas lo saben:

 En muchas ocasiones, sigue bastando regalarnos un poco el oído diciéndonos que somos especiales, estupendos y maravillosos, para que nos lo creamos.

Es verdad que no nos mueve sólo la vanidad, no. También los sentimientos de compasión y solidaridad son muy poderosos y por eso, sobre todo en ciertas épocas del año, el marketing emocional es tan efectivo. Pero no nos engañemos: todos nos creemos un poquito mejores de lo que en realidad somos, y por eso cuando nos dicen cosas bonitas, nos derretimos y somos más proclives a adquirir el producto anunciado, ¿o no?

"Vanidad" de Auguste Toulmouche

“Vanidad” de Auguste Toulmouche

 

Esto debe ser así, sin duda, porque si no, no habría tantas campañas publicitarias que ponen el acento en hacernos la pelota.

EJEMPLOS QUE SEGURO QUE CONOCES

 Para ilustrar lo que te decía te pondré algunos ejempos de épocas diversas:

  •  “El que sabe, saba”.  Anuncio de aparatos electrónicos (SABA) del año 1989.
  • “Porque yo lo valgo”. Eslogan de L’oréal París que ya ha cumplido 40 años.
  • “Yo no soy tonto”. MediaMarkt.
  • “Te mereces estas rebajas, y lo sabes”. El Corte inglés 2015.

 Y podría seguir, pero creo que con estos cuatro ya queda suficientemente demostrado lo que quiero decir. La gente que diseña estas campañas sabe de marketing mucho más que yo, por lo que si utilizan esta etrategia será por algo.

Así que me he puesto a pensar, partiendo de la base de que estas campañas son exitosas, cuáles pueden ser las razones de su éxito, y esto es lo que se me ha ocurrido:

CONCLUSIONES: POR QUÉ LA PUBLICIDAD CLÁSICA FUNCIONA

Las marcas que se anuncian mediante este procedimiento:

  1.  Conocen a su público objetivo: un público bastante amplio, clase media, que no se puede permitir derrochar el dinero, pero que tampoco quiere privarse de nada.
  2. Saben ponerse en su lugar: en este caso no es nada difícil porque… ¿A quién no le gusta oir lo maravilloso que es? ¿Quién no sueña con darse algún que otro capricho?
  3. Ponen de manifiesto la calidad del producto: un producto tan apetecible y a tan buen precio que sería un delito dejar pasar la oportunidad de adquirirlo.
  4. Reafirman al consumidor en su decisión para terminar de convencerle: uno no puede sentirse culpable por gastar el dinero en una adquisición tan ventajosa. No hacerlo sería un error imperdonable.

 Y esto me lleva a afirmar la importancia de la psicología y la empatía a la hora de diseñar campañas de marketing y publicidad porque, en definitiva, si nos ponemos en el lugar del otro y le damos aquello que le gusta, será imposible que rechace nuestra oferta.

 ¿Crees que esta técnica de adular al consumidor es efectiva? ¿La utilizarías para vender tu producto o tu marca personal, o utilizarías otro método? Anda, no te hagas de rogar y cuéntamelo en los comentarios.