Aceptar retos es clave para mejorar tu vida

¿Te ha gustado? Compártelo

aceptar retos

Por regla general todos somos bastante comodones. Sí, tú también, no lo niegues. O a lo mejor no y eres la excepción que confirma la regla. En cualquier caso, de vez en cuando conviene aceptar los retos que la vida nos pone por delante, aunque tengamos que renunciar un pelín a nuestra comodidad. De eso va mi reflexión de esta semana.

POR QUÉ TE CONVIENE ACEPTAR RETOS

Como nuestro instinto de buscar la comodidad pesa mucho, voy a darte algunas razones para convencerte de lo conveniente que puede ser para ti aceptar algún que otro reto de vez en cuando:

  • Los retos fortalecen tu fuerza de voluntad: 

Si buscas la definición de reto en el Diccionario de la Real Academia Española te encontrarás con lo siguiente en la quinta acepción: “Objetivo o empeño difícil de llevar a cabo y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta”.

Por lo tanto, si tienes que acometer una tarea difícil, será necesario que pongas gran empeño y así conseguirás que poco a poco tu fuerza de voluntad se vaya consolidando.

La fuerza de voluntad es esencial para muchos aspectos de la vida y siempre te vendrá bien ejercitarla. ¿Eres de los que se rinde a la primera dificultad? Plantéate un reto y pon todo de tu parte para conseguirlo. Lo logres o no, tu fuerza de voluntad se reforzará seguro.

  • Te permiten conocerte mejor:

A lo mejor piensas que te conoces de sobra, pero te aseguro que no es así. Es en las situaciones difíciles y complicadas cuando descubrimos rincones de nuestra personalidad que hasta ese momento habían permanecido ocultos.

Cuando afrontas un reto e intentas lograrlo, descubres muchas cosas nuevas sobre ti mismo. Seguramente algunas de esas cosas te gustarán y otras no, pero en cualquier caso, no está de más conocerlas. Eso te permitirá tomar decisiones en el futuro de una forma más acertada.

  • Te hacen crecer:

mi postura

Estar instalado en la comodidad es como estar protegido por los adultos cuando eres pequeño. Crecer, en el sentido literal de la palabra, implica ir afrontando nuevos desafíos por nosotros mismos, sin la red protectora de nuestros mayores.

Por eso cuando asumes un desafío y luchas por conseguirlo te vas haciendo más fuerte y más maduro a medida que recorres el camino hacia la meta. No debes dejar nunca morir al niño que llevas dentro, pero tampoco se trata de ser un eterno adolescente, ¿no?

  • Te estimulan:

Seguro que alguna vez te ha pasado: Te das cuenta de que llevas una temporada un poco apático sin especial interés por nada, nada te llena. De repente, se te presenta una dificultad y el intentar vencerla te hace salir de tu letargo y ponerte las pilas. Una vez superada te das cuenta de que te ha servido de estímulo y valoras más lo que tenías anteriormente.

Sí que es verdad eso que dicen de que no valoramos las cosas hasta que las perdemos (o las vemos en peligro). En este sentido un reto te puede enseñar a valorar más la vida que llevas cuando no tienes que afrontar dificultades especiales.

  • Te benefician los superes o no:

Otra de esas frases que tanto me gustan dice que viajar no es alcanzar un destino sino disfrutar del camino.

Pues aceptar un reto supone iniciar un viaje, un viaje de auto-conocimiento, de superación y de mejora. ¿Y sabes lo mejor de todo? Que incluso aunque finalmente no consigas el objetivo marcado, la lucha por conseguirlo te habrá enriquecido y habrás aprendido mucho más de lo que creías al empezar. ¿No te apetece probarlo?

CÓMO DEBERÍA SER TU RETO

Hay multitud de retos que te puedes plantear. De todo tipo: en tu vida personal, en tu vida profesional, referidos a tu vida interior… pero si algo está claro, es que para que el reto tenga los efectos deseados debe cumplir estas características:

Ser asumiblePlantearte locuras imposibles sólo te llevará a frustrarte al ver que no puedes alcanzarlas y a tirar la toalla antes de tiempo.

♥ Ser medible: Aquí pasa como con los objetivos en marketing, si el resultado no se puede medir, si no puedes estar seguro de si has conseguido el reto o no, no sirve de nada.

♥ Implicar sacrificio: Asumible sí, pero no sencillo. Si el reto que te planteas no requiere un cierto sacrificio por tu parte es que te estás engañando a ti mismo y para eso mejor te quedas como estás, ¿no te parece?

aceptar retos

CUÁL ES MI RETO

Seguramente según ibas avanzando en la lectura de este post te ibas preguntando:

¿A dónde quiere llegar Itziar con toda esta chapa?

Bueno, en realidad espero que no te haya parecido una chapa. Pero tienes razón, todo esto era porque quería contarte que en los próximos meses yo sí que he decidido aceptar un reto. Verás:

Tras bastante tiempo en el paro me ha salido un trabajo. No es un trabajo estable, mi contrato tiene una duración de 6 meses y después c’est fini pero aún así estoy muy satisfecha de haberlo conseguido.

No se trata de un trabajo relacionado con la temática de este blog pero sí con mi formación anterior: el derecho.

Durante estos 6 meses que tengo por delante, aparte de emplearme a fondo en el trabajo y tratar de dar lo mejor de mí he decidido aceptar el siguiente reto:

No dejar de lado las formaciones a las que ya me había comprometido con anterioridad y que ya tengo iniciadas.

– Y lo que espero que sea más importante para ti: Seguir adelante con las publicaciones semanales en el blog. Posiblemente haga un pequeño paroncito allá por las Navidades pero aparte de eso, espero poder seguir con el ritmo de publicaciones.

Para cumplir con estos objetivos tendré que reorganizar mis horarios y no podré seguir cumpliendo a rajatabla mi método para escribir un post semanal del que te hablaba hace algunas semanas, pero espero arreglármelas para seguir publicando cosas de tu interés.

Posiblemente también tendré que renunciar a algunas cosillas pero ya se sabe esa otra frase que dice algo así como que no existe la falta de tiempo sino las distintas prioridades. Y me apetece probar.

Eso sí, te tengo que pedir una cosa:

QUÉ ES LO QUE ESPERO DE TI EN RELACIÓN CON MI RETO

  1. Que tengas paciencia conmigo: A lo mejor con estos cambios me cuesta un poco coger el ritmo y los artículos que escriba no siempre resulten tan interesantes. Intentaré no bajar el nivel pero si alguna vez lo hago, no te impacientes. También puede ser que comente menos en tu blog o que tarde más en responder a tus comentarios por aquí, pero ya sabes que es por una buena causa 🙂
  2. Que te sigas pasando por aquí: No me abandones, yo nunca lo haría. Sigue pasándote por el blog durante estos meses, por favor. Esta también es tu casa y sin tus visitas, todo este esfuerzo no tendría ningún sentido.
  3. Que me dejes comentarios para animarme a seguir: Bueno, incluso te dejo que me dejes comentarios para criticarme o advertirme si consideras que no lo estoy haciendo lo suficientemente bien.
  4. Que me perdones si fallo: Como te decía, voy a intentar seguir publicando cada semana pero hay que ser realista y asumir que quizá no siempre me sea posible. A lo mejor no consigo superar este reto pero estoy dispuesta a intentarlo con todas mis fuerzas. Si alguna semana falto, no pienses mal, volveré.
  5. Que te unas a mí: ¿Qué tal si ahora que ya estamos en el último mes del año te unes a mí y te planteas tú también un reto? Si te animas, estaré encantada de conocer el tuyo en los comentarios.

¡Hasta la semana que viene! (Espero)

 

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo

9 thoughts on “Aceptar retos es clave para mejorar tu vida

  1. dice:

    Hola Itziar!
    Lo primero darte la enhorabuena por el nuevo trabajo. Estoy segura que te lo has currado un montón para conseguirlo. Te lo mereces!! Así que no te voy a decir eso de ¡jo, qué suerte! porque lo tuyo viene porque te lo has trabajado y no porque te haya caído del cielo. Muchas felicidades!!!!

    A mí los retos me encantan, tanto en la vida profesional como en la personal. Por ejemplo, en mi vida personal uno de mis retos fue conseguir correr como una mala bestia. Cuando me apunté al gimnasio hace varios años no era capaz de mantenerme en la cinta ni 10 minutos. Me fui poniendo poco a poco pequeños retos: venga, hoy cinco minutos corriendo y cinco andando, venga hoy 6 corriendo y 4 andando… y así es como conseguí en menos de un año correr durante una hora/hora y cuarto seguida.
    Debido a un problema de salud el último año he estado un poco más apartada del deporte y entre la recuperación y que me hice un poco vaga he perdido casi todo el fondo que gané a pulso. Pero ya he vuelto a ponerme las pilas y mi reto es conseguir (como mínimo) lo que tenía para de cara al año que viene hacer alguna mini maratón (de 5 ó 10 km) Si puedo alcanzar algo más, perfecto. Pero de momento mi meta está en esa cifra porque sé que puedo alcanzarla.

    En lo profesional, mi gran reto ha sido el blog. WordPress te facilita mucho las cosas, pero muchas veces (y tú lo sabes por experiencia propia) debes aprender cosas más técnicas que antes ni se te pasaban por la cabeza. Cuando echo la mirada atrás y veo todo lo que he aprendido durante este tiempo me siento muy feliz y capaz casi de cualquier cosa. Soy consciente de mis limitaciones, pero eso no me impide asomar la nariz de vez en cuando por cosas que no son de mi campo: ¡me encanta aprender, romper, arreglar!

    ¿Te cuento un secretito? Así, entre tú y yo, ahora que nadie nos oye… Yo también voy a empezar a trabajar el próximo mes. ¡Otro gran reto! Después de mucha formación y mucho curro de marca personal a través de las rrss y el blog empiezo a recoger los frutos.
    De ahí que mi calendario editorial (entre otras razones) se haya visto disminuido. Sabía que tarde o temprano me reincorporaría al mercado laboral y no quería reducir el nº de publicaciones por falta de tiempo de manera traumática. Ha sido una decisión propia haciendo previsiones de cara a un futuro.
    Además, me he matriculado en un máster online, así que voy de reto en reto y tiro porque me toca, jejeje!!

    Y que sepas que todos seguiremos estando aquí para cuando puedas escribir… ¡no tenemos nada que perdonarte!! Estoy segura que cuando lo hagas será con la misma calidad de siempre (yo no lo dudo)

    Ves, ya me he vuelto a liar… un abrazoteeee!!!!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Bea!

      ¡Cuánto me alegro de que empieces a trabajar! Lo mío tiene fecha de caducidad inamovible, pero algo es algo. Ni qué decir tiene que estoy segura de que tú también te lo mereces. Desgraciadamente es una realidad que hay muchísima gente que se merecería trabajar y está en la cola del paro.

      En lo de correr te diré que yo solamente corro cuando llego tarde a algún sitio y en el intento me salen los pulmones por la boca 😉 La verdad es que admiro a la gente deportista pero tengo que reconocer que no es una de mis virtudes. Andar lo que quieras, pero de correr nasti de plasti.

      También es verdad que con el blog se aprende mucho y que es un aprendizaje que aunque en principio parece que se puede limitar a un campo después se puede extrapolar a otros muchos.

      Me alegro de que me asegures que vas a seguir mi blog desde el otro lado de la pantalla aunque también te digo que no esperaba menos de ti.

      No te preocupes por hablar y hablar, ya sabes que me encantan tus parrafadas.

      Un abrazo, compi.

  2. ¡Muchísimas felicidades Itziar! Según están las cosas encontrar un trabajo y encima de lo que has estudiado es un motivo para levantarte cada dia con el cargador a tope.

    Existen ocasiones en las que pensamos que lo que estamos haciendo no conduce a ninguna parte, pero es justo en esos momentos cuando tenemos que volver a recordar nuestros objetivos, ya que esa será la única manera de llegar a ellos. De lo contrario, siempre es un “volver a empezar”.

    Siempre hay que tener retos. De hecho la vida es el mayor reto de todos. No concibo la vida sin metas o ilusiones que perseguir. ¡Muchas felicidades!

    1. Itziar dice:

      ¡Hola Robert!

      Muchas gracias. Pues sí, la verdad es que es una suerte volver a trabajar de lo que has estudiado aunque sólo sea por un tiempo. Levanta el ánimo.

      Es verdad que muchas veces no acabamos de ver resultados y nos desesperamos cuando en realidad a lo mejor estamos más cerca de la meta de lo que creemos. En este caso, el trabajo no tiene nada que ver con los temas que trato en el blog pero quién sabe para lo que el blog me puede servir en un futuro así que no quiero dejarlo.

      Y tienes razón, la vida en sí misma es un reto que nos sorprende cada día.

      Muchas gracias y un abrazo.

  3. ¡Qué bueno! Enhorabuena por tu trabajo, y más si está relacionado con lo que has estudiado. Seguro que lo haces genial y te alargan el contrato 😉

    Con respecto a lo que dices de los retos, para mí la característica más importante de un reto es que sea asumible. Todos vemos los retos como algo para lo que hay que esforzarse y todo eso. Al fin y al cabo eso va implícito en la definición de reto.

    Pero pocas veces se dice que los objetivos que te marques tienen que ser asumibles. Si no lo son, lo más probable es que no los alcances y te acabes quemando. O lo que es aun peor, que acabes frustrado, desmoralizado y con la autoestima baja.

    Siempre está bien marcarse metas que no sean fáciles de alcanzar. En el esfuerzo está el resultado y hasta la diversión. Pero lo dicho, no te machaques en exceso y no te pongas metas imposibles. O en vez de evolucionar, irás para atrás.

    Un saludo y mucha suerte con lo todo lo que se te avecina encima! 🙂

    1. Itziar dice:

      Hola Borja:

      Totalmente de acuerdo contigo, los retos imposibles no ayudan sino que frustran y son contraproducentes. De todas formas, incluso aunque sean asumibles hay que tener en cuenta que no siempre es posible conseguirlos pero no por ello has de hundirte. Seguro que, como digo en el artículo, has aprendido algo por el camino.

      Muchas gracias por tus ánimos y por pasarte por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *